martes 22/9/20

La confianza del consumidor se desploma como en la gran recesión

Dos de cada cinco españoles considera que la situación económica de su hogar es peor
Una mujer adquiere productos de una cámara en un supermercado. JUAN IGNACIO RONCORONI
Una mujer adquiere productos de una cámara en un supermercado. JUAN IGNACIO RONCORONI

La confianza del consumidor ha caído estrepitosamente en España desde el estallido de la pandemia. Los datos publicados por el CIS ayer revelan que mientras que en febrero la confianza de los consumidores españoles obtenía una puntuación de 85,7, el pasado mes de julio el índice ICC se desplomó hasta los 53,1 puntos, niveles que no se observaban desde el año 2012, en plena crisis financiera.

El indicador recoge valores de entre 0 y 200, considerándose que por encima de 100 la percepción es positiva y por debajo, negativa. Y la confianza de los españoles no se ha ido recuperando con la desescalada. En julio se situó 7,6 puntos por debajo que la del mes anterior, debido a la bajada de la valoración de la situación actual (-0,8 puntos desde junio) y, principalmente, al hundimiento de las expectativas de futuro (-14,4 puntos). Así, desde febrero, el ICC ha caído un 38%, con un descenso del 60% del índice de situación actual y una pérdida del 20% en las expectativas.

Pese a la caída en julio, el índice se sitúa por encima del dato de mayo (52,9 puntos) y de abril (49,9 puntos), aunque peor que en marzo (63,3 puntos), cuando la confianza de los consumidores se desplomó 22,4 puntos en el que fue el mayor recorte mensual de la serie histórica como consecuencia del estallido de la crisis de Covid-19.

En comparación con hace un año, la situación es mucho peor. La confianza de los consumidores ha caído casi 44 puntos desde los 97 que marcaba en julio de 2019. De hecho, dos de cada cinco españoles (40,6%) considera que su situación económica es ahora peor a la de hace seis meses, un porcentaje que ha aumentado notablemente desde el 23% de los que opinaban lo mismo en el mes de febrero.

La razón fundamental que dan es la crisis económica (34%), un motivo que en febrero solo acusaban el 2,5% de los encuestados. También debido a que la persona entrevistada se ha quedado sin empleo en los últimos seis meses (17%) y la disminución de los ingresos familiares (14,7%).

Preguntados sobre si la situación en España es mejor o peor para encontrar trabajo respecto a principios de año, el 87% de los españoles dice que es peor, frente al 42% que lo consideraba así en febrero. Por todo ello, nueve de cada diez encuestados opina que la situación actual de la economía española es peor que hace seis meses, debido a la crisis motivada por el coronavirus.

En cuanto a las expectativas futuras, los españoles no son muy optimistas. A la pregunta de si consideran que la economía irá a mejor o peor en seis meses, casi el 61% de los encuestados cree que a peor, mientras que en febrero los que se decantaban por esta opción eran el 41%. Ante estas malas previsiones, decisiones con efectos a largo plazo como la compra de una vivienda también se desmorona: el 90% de los españoles asegura que no entra en sus planes adquirir una casa en el próximo año.

La confianza del consumidor se desploma como en la gran recesión