miércoles. 17.08.2022

Nuevo jarro de agua fría para la economía española después de que ayer el INE haya rebajado una décima hasta el 0,2% el ya ralentizado crecimiento económico del primer trimestre que calculó hace dos meses. La economía comenzó el año muy tocada por las consecuencias de la variante ómicrom, que golpeó a España más de lo que se esperaba, y el estallido de la guerra de Ucrania a finales de febrero no hizo más que empeorar la situación. El volumen de PIB se queda de esta forma aún un 3,6% por debajo del nivel de 2019, antes de la pandemia.

Después de haber crecido un 2,2% en el último trimestre del año pasado, el desplome del consumo familiar (nada menos que un -2% de enero a marzo) pese al ahorro acumulado en la pandemia ha hecho que se registre por primera vez una tasa negativa del consumo de los hogares desde hace un año, cuando la borrasca Filomena y la pandemia también desaceleraron el gasto.

El desplome del consumo reduce el crecimiento del PIB al 0,2%