lunes 09.12.2019

La deuda de la Seguridad Social se dispara hasta los 55.000 millones

La deuda de la Seguridad Social se dispara hasta los 55.000 millones

lucía palacios | madrid


Las cuentas de la Seguridad Social, lejos de mejorar, empeoran. Pese al buen ritmo que este año lleva la recaudación por cotizaciones, en máximos tras lograr un avance en torno al 8% gracias a medidas como la subida del Salario Mínimo y un encarecimiento de las cotizaciones, el déficit del sistema volverá a superar este año los 17.000 millones de euros y, además, su endeudamiento sobrepasará por primera vez la barrera de los 55.000 millones a cierre de 2019. Esto es así a consecuencia de los préstamos que concede el Estado a la Tesorería para que se abonen puntualmente los cerca de 9,8 millones de pensiones. Si en estos dos últimos ejercicios la nómina ordinaria se ha conseguido pagar con los ingresos por cotizaciones sociales, el problema se encuentra cuando llega el momento de abonar las dos extras anuales: la de junio y la de diciembre. Así, ya en verano el Gobierno se vio obligado a coger 7.500 millones del préstamo de 13.830 millones contemplado en los Presupuestos prorrogados y a final de año se habrán gastado los 6.330 restantes. Es más, recientemente el Ejecutivo aprobó un Real Decreto por el que amplió este crédito a cargo de la mayor recaudación por cotizaciones, para sacar menos dinero del Fondo de Reserva, que está ya en mínimos, e incrementó en 600 millones la transferencia del Estado a la Seguridad Social. Con todo ello y con 2.900 millones que se extraerán de la ‘hucha’ conseguirán hacer frente a esos más de 19.000 millones que supone la nómina de diciembre. El endeudamiento del sistema se mantuvo estable en el entorno de los 17.173 millones durante este inicio de siglo y hasta 2016, pero se ha ido intensificando en estos tres últimos años, hasta el punto de que se ha más que triplicado, según los datos extraídos del Banco de España. Así, en 2017 Mariano Rajoy aprobó un préstamo por valor de 10.192 millones, sin intereses y con un plazo de cancelación de diez años, que elevó a 13.830 millones en 2018, cantidad que se mantuvo este año al prorrogarse los Presupuestos, aunque la idea del actual Ejecutivo era incrementarlo. De esta forma, en estos tres ejercicios la deuda se disparó en casi 38.000 millones hasta los 52.445 millones, con los últimos datos del supervisor a cierre de septiembre, aunque a final de año se superarán los 55.000 millones por primera vez en la historia.


El recurso de los préstamos no es algo nuevo. Ya en los años noventa el Estado concedió distintos créditos por un valor total de 17.168,6 millones. La mayor parte de esta deuda del siglo pasado corresponde a préstamos para financiar el déficit de la Seguridad Social que se instrumentalizaron entre 1994 y 1999, que no devengaban intereses y que debían reembolsarse a diez años vista, aunque han sido aplazados sucesivamente.

La deuda de la Seguridad Social se dispara hasta los 55.000 millones