martes 21.01.2020

El envejecimiento reducirá la renta de cada español en 6.500 euros hasta 2050

La radiografía de una sociedad cada vez más envejecida como la que ofrece España, en la que cada vez hay más ciudadanos jubilados y menos nacimientos, tendrá sus propios efectos económicos y no serán nada halagüeños: esta tendencia por la que la población en edad de trabajar será cada vez mayor, supondrá una caída de la renta pér cápita de 6.500 euros por español hasta el año 2050. Esa es la estimación que ha calculado el Instituto Austríaco de Investigación Económica (WIFO), por encargo de la Fundación Bertelsmann, con sede en Alemania. En concreto, y a más corto plazo, los efectos negativos de un sistema poblacional envejecido reducirá el crecimiento del PIB en 80.000 millones de euros en las dos próximas décadas.

Dado que los pronósticos apuntan a un aumento de la población en edad de trabajar hasta finales de la década de 2020, el crecimiento del PIB debería ser hasta 2030 incluso mayor que el punto que sirve de referencia, el del supuesto en el que la población se «congelara» en su nivel de 2018 y no hubiera variaciones demográficas. Sin embargo, el estudio revela que el crecimiento del PIB en 2030 se situará 750 euros por debajo del supuesto de referencia: en 2040, en alrededor de 3.400 euros, y en 2050, en esos 6.500 euros anteriormente citados. De los siete países para los que el estudio analiza las consecuencias del envejecimiento demográfico en el desarrollo de la productividad, el crecimiento económico y otros factores macroeconómicos, Estados Unidos es el menos afectado, con una caída del PIB per cápita de 2.196 euros en 2040. Por contra, el crecimiento del PIB en Japón se reducirá respecto al supuesto de referencia en 6.447 euros, seguido de Austria (4.223 euros), Alemania (3.716 euros), Italia (3.442 euros), España (3.409 euros) y Francia (3.368 euros).

Según Martina Lizarazo, experta en demografía y directora de estudios de la Fundación Bertelsmann, «los resultados relativamente buenos de Estados Unidos se explican sobre todo por un desarrollo demográfico más favorable, por una mayor inmigración y por índices de natalidad más elevados». De hecho, la potencia norteamericana «es el único país en el que la población activa crecerá y no envejecerá en los próximos veinte años»..

Por otra parte, en casi todos los países analizados, en los próximos diez a viente años, el porcentaje de personas de más edad (entre 55 y 64 años) en la población activa aumentará.

El envejecimiento reducirá la renta de cada español en 6.500 euros hasta 2050