domingo 20/6/21

Escrivá da marcha atrás otra vez y no endurecerá la jubilación parcial

Renuncia a limitar la concentración de la jornada el primer año, otra concesión a los sindicatos
El ministro José Luis Escrivá en un acto público. VÍCTO LERENA

El Gobierno ha dado marcha atrás en otra de las medidas que pretendía aprobar en la primera fase de la reforma de las pensiones que está negociando con los agentes sociales. No habrá un endurecimiento de la jubilación parcial, tal y como pretendía hacer el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá. Así lo reconoció él mismo en una entrevista concedida ayer a TVE.

«Es posible que sea un tema que no toquemos en este momento», avanzó, lo que supone otra concesión que realiza a los interlocutores sociales de cara a lograr un acuerdo que hace apenas tres semanas parecía imposible.

Los sindicatos mostraron claramente su enfado con un alud de críticas después de la presentación que hizo el ministro en el Congreso con sus propuestas, críticas a las que se sumaron gran parte de los partidos políticos.

Desde entonces, Escrivá ha accedido a revalorizar las pensiones mediante una fórmula simple que se basará en la inflación del año anterior, sin que haya ningún ajuste posterior en el caso de que el IPC sea negativo, una de las medidas estrella de esta reforma y que volverá a garantizar por ley el poder adquisitivo de los mayores.

También ha flexibilizado su propuesta de eliminar totalmente la jubilación forzosa de los convenios colectivos, para impedir que muchos trabajadores se vean abocados al retiro al cumplir la edad legal de jubilación, y ahora se muestra ya dispuesto a retrasar esta edad a los 68 años.

La tercera concesión la dio a conocer ayer. La jubilación parcial, mediante la cual accedieron al retiro más de 18.000 personas en 2020, se mantendrá tal y como está. Esto significa que descarta, al menos por ahora, limitar la posibilidad de concentración de jornada, con el objetivo de evitar que se utilice esta figura como mecanismo de jubilación anticipada sin coeficientes penalizadores.

La jubilación parcial permite reducir la jornada laboral en la misma proporción que el salario y completarlo con parte de la pensión. En la actualidad, es habitual que estos trabajadores concentren estas jornadas en unos meses del año, de forma que pueden pasar los meses o años restantes sin trabajar y cuando cumplen la edad ordinaria de jubilación se retiran sin sufrir ningún recorte en su pensión.

Para evitar esta práctica y corregir el abuso que se ha hecho en algunos momentos, el ministro planteó a los interlocutores sociales limitar la concentración de la jornada a un máximo del 60% el primer año, con la posibilidad de que en algunas actividades que impliquen situaciones peligrosas o comprometan la seguridad de terceros se pueda acumular totalmente al inicio, algo que encontró aceptación.

Acuerdo más cercano Escrivá confía en que la negociación dé pronto sus frutos. Explicó que tienen ya encima de la mesa un «borrador con mucho detalle» pero no quiso entrar en detalles porque advirtió de que «esto del diálogo social requiere mucho trabajo fino, ir ajustando». Lo que sí avanzó es que están ya «a nivel de detalle» en este primer paquete de medidas en el que «el elemento central es que la pensiones mantendrán el poder adquisitivo a través de un mecanismo reglado que dé certidumbre a todos».

La próxima reunión con los sindicatos, que ya ven más cerca el acuerdo, y la patrona tendrá lugar el próximo 17 de mayo tras la mantenida ayer.

Escrivá da marcha atrás otra vez y no endurecerá la jubilación parcial
Comentarios