jueves. 06.10.2022

España agota hoy el plazo para que Calviño presida el Eurogrupo

La vicepresidenta tendrá difícil ganarse a los austeros, como Holanda, Suecia o Dinamarca

Este jueves 25 de junio expira el plazo para que España presente la candidatura de la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, para liderar el Eurogrupo, sin que el Gobierno haya anunciado aún si hará oficial su interés por uno de los cargos comunitarios con más visibilidad.

La dimisión del portugués Mário Centeno como ministro de Finanzas de su país a principios de mes le invalidó para renovar en la jefatura del foro de ministros de Economía y Finanzas de la eurozona, abriendo la carrera por un puesto para el que todavía no hay candidatos oficiales.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, afirmó hace unos días que el Ejecutivo español «estaría muy interesado en este tipo de responsabilidades» y, por ello, hablaría con sus socios europeos «para ver si madura esa candidatura» antes de que finalice el plazo.

Para dar el relevo a Centeno el 13 de julio suenan, además del nombre de Calviño, el del titular de Finanzas luxemburgués, el liberal Pierre Gragmegna; y el del irlandés, el conservador Pascal Donohoe, aunque ninguno ha dado todavía un paso al frente.

El Consejo Europeo prevé anunciar el 25 de junio al final de la jornada laboral las candidaturas oficiales y la elección tendrá lugar en la reunión del Eurogrupo del 9 de julio, en una votación secreta en la que, para imponerse, los candidatos deben obtener el respaldo de 10 de los 19 miembros. Si opta al puesto, España deberá amarrar hasta entonces los apoyos necesarios para que Calviño salga vencedora de una carrera en la que, al margen del perfil del candidato, pesan su país de origen, su familia política, su género y el equilibrio con otros altos cargos europeos.

La amplia experiencia comunitaria de Calviño, quien trabajó doce años en la Comisión Europea, cuatro de ellos (2014-2018) al frente de la dirección general de Presupuestos, se presenta como un activo para la ministra española.

La presencia del finlandés Tuomas Saarenheimo al frente del Grupo de Trabajo del Eurogrupo, que reúne a los segundos de los ministros, jugaría también a favor de que la jefatura del Eurogrupo sea para un país del sur de Europa, manteniendo así la combinación que había con Centeno, también socialdemócrata.

Entre los socios de la eurozona, Calviño tendría complicado ganarse el apoyo del grupo de los países austeros -Holanda, Austria, Dinamarca y Suecia- tras haberse situado en sus antípodas en las negociaciones sobre el plan de recuperación europeo tras la pandemia. En el Partido Popular Europeo dudan de que para los países donde gobiernan, como Austria o Finlandia, sea posible depositar su confianza en alguien con una posición tan alejada de la suya sobre las condiciones y reformas para estas ayudas.

Estas diferencias habían quedado ya patentes en las negociaciones sobre la reforma de la eurozona el año pasado, en las que Calviño fue una de las principales defensoras del instrumento presupuestario para la eurozona o del sistema común de garantía de depósitos, iniciativas que generan recelos en el norte de Europa.

Esto jugaría a favor de los candidatos de Luxemburgo e Irlanda, que han adoptado una posición más intermedia en las negociaciones.

España agota hoy el plazo para que Calviño presida el Eurogrupo
Comentarios