domingo 23.02.2020

El FMI recorta el crecimiento español por una desaceleración más «marcada»

El organismo calcula que el PIB avance un 1,6% este año, dos décimas menos de lo previsto

El Fondo Monetario Internacional (FMI) no es tan optimista con la recuperación de la situación económica como otros organismos. Aunque Estados Unidos y China hayan firmado ya la primera fase de su acuerdo comercial -lo que podría hacer crecer la confianza y que se produjera un repunte de las exportaciones-, el organismo presidido por Kristalina Georgieva considera que España crecerá dos décimas menos de lo pronosticado por ellos mismos en octubre, un 1,6%.

La razón principal es que el FMI asegura que las secuelas de la desaceleración en España en 2019 han sido «más marcadas» de lo previsto inicialmente y que la demanda interna y las exportaciones cayeron más de lo que estimaban. Con un crecimiento del 1,6% el organismo se queda dos décimas por debajo de la previsión del Gobierno, tanto para este año como para 2021. Es el mismo nivel de crecimiento que pronosticó la semana pasada BBVA Research, aunque en su opinión 2021 llegará con más fuerza y permitirá un crecimiento de la economía española del 1,9% por la mejora de la eurozona, tres décimas más que el FMI.

En su informe ‘Perspectivas Económicas Globales’ actualizado en el marco del Foro Económico Mundial que comienza hoy en Davos (Suiza), el FMI considera que España es el país que más cae respecto a sus previsiones de octubre de entre los países desarrollados, que en general mantienen sus datos o, como mucho, bajan una décima. Es importante señalar que es la primera vez que la institución tiene en cuenta la actualización a la baja llevada a cabo por el INE en la serie histórica, lo que llevó a reducir las previsiones de crecimiento del país a la mayoría de organismos después del verano, pero que ellos no incluyeron en su estimación de octubre.

El director adjunto del departamento de Investigación del organismo, Gian Marie Milesi-Ferretti, explicó en la rueda de prensa que la desaceleración de España fue más aguda de lo inicialmente proyectado debido a «la revisión estadística, un peor entorno exterior en lo que respecta a Europa y Latinoamérica y un deterioro más rápido de la demanda doméstica».

De hecho, es a esta revisión estadística a la que la vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, hizo referencia tras conocer los datos. «El ajuste a la baja hecho por el FMI ha sido un poco superior al de otros organismos porque en sus últimas previsiones no habían incorporado la nueva metodología del INE», explicó a su llegada a la reunión del Eurogrupo en Bruselas. Por ello, Calviño se mostró optimista asegurando que «todos coinciden en considerar que nuestro país crecerá durante 2020 por encima de la media de la UE y que está en una senda de crecimiento que se mantendrá en los próximos años».

Uno de los aspectos que más influirán en este crecimiento a medio plazo será cómo evolucione la eurozona. El FMI es optimista en este punto y calcula que repunte del 1,2% de 2019 al 1,3% en 2020, pero aún así supone una décima menos de lo esperado anteriormente. Para 2021 esperan que crezca al 1,4% por la mejora del mercado exportador, lo que «afianzará» el crecimiento, detalla el estudio.

Además de España, otro de los países en los que el organismo ha rebajado sus expectativas es Alemania, donde la actividad manufacturera aún estaba en «terreno contractivo» a finales de 2019, lo que les ha hecho pronosticar un avance de su PIB del 1,1% para 2020, una décima menos de lo esperado, pero medio punto más que el crecimiento del país germano en 2019.

A nivel mundial, el FMI también rebaja sus previsiones una décima para 2020 hasta el 3,3% y de dos décimas para 2021 hasta el 3,4% debido a los «resultados inesperados negativos» de la actividad económica de algunos países de mercados emergentes, como la India. Por el lado positivo, el informe valora la actitud de los mercados, donde hay una actividad manufacturera que parece que comienza a repuntar con el comercio internacional gracias a las negociaciones entre EE UU y China y los menores temores a que se produzca un brexit sin acuerdo.

En este sentido, los CEOs mundiales muestran récord de pesimismo sobre la evolución de la economía en 2020.

El FMI recorta el crecimiento español por una desaceleración más «marcada»