jueves. 30.06.2022

Los vaivenes de la guerra en Ucrania se están trasladando a todo el mercado y el petróleo no escapa a ello. Tras los máximos marcados el 7 de marzo, con el Brent rozando los 140 dólares por barril y el West Texas Intermediate en los 130,50 dólares, el crudo ha enlazado varias jornadas de fuertes retrocesos debido a las noticias que llegaban al respecto de las previsiones de oferta y demanda de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) o la liberación de reservas de EE UU tras la prohibición de las importaciones rusas, que le hicieron perder la barrera de los 100 dólares.

Estas alzas llegan después de que la Agencia Internacional de la Energía (AIE) se mostrara negativa que la Opep en cuanto al equilibrio entre la demanda y los suministros, dado que alertó que existe un riesgo de que se produzca «la mayor crisis de oferta (de petróleo) en décadas».

Fortísimo rebote del petróleo