miércoles. 05.10.2022

El gasoducto desde España hasta Francia podría operar en 8 meses

Alemania insiste en la búsqueda de alternativas a la alta dependencia del gas de Rusia
                      Vista de las tuberías de gas en la estación compresora de Mallnow, Alemania. FILIP SINGER
Vista de las tuberías de gas en la estación compresora de Mallnow, Alemania. FILIP SINGER

Alemania está buscando todo tipo de alternativas a la alta dependencia del gas procedente de Rusia. La última, sustituir este suministro procedente de Moscú por otro desde Argelia a través de la construcción de un gasoducto que una Portugal y España con Europa Central a través de Francia. La vicepresidenta y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, valoró «positivamente» la propuesta y confirmó que ya ha estado en contacto con el vicecanciller federal y responsable de Economía, Robert Habeck, quien ha afrontado en estos meses «una situación muy complicada» por la dependencia del gas de Rusia, de donde recibía más del 50% del suministro hasta hace unos meses.

El plan llevaba encima de la mesa «desde hacía décadas», pero siempre había contado con la oposición de Francia, algo que parece que ahora estaría solucionado ante la gravedad de la situación. El propio canciller de Alemania, Olaf Scholz, confirmó que ya había entablado conversaciones sobre ello con el presidente francés, Enmanuel Macron, y con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

España, que tiene la mayor capacidad de regasificación de toda Europa, ya había ofrecido desde el inicio de esta crisis energética con Rusia aumentar las interconexiones de la Península con Europa Central. El problema es cuánto tiempo llevaría la construcción de esta gran infraestructura. En palabras de Ribera en TVE, este plazo podría reducirse a «ocho o nueve meses» por el lado de la frontera sur, es decir, la parte del gasoducto que conectaría España con Francia a través de los Pirineos catalanes , y de ahí que se suministrara esta energía al resto de la Unión Europea (UE).

Estos plazos serían viables siempre que Francia también trabajase en su parte de territorio para lograr conectar el suministro de gas procedente de Argelia a través de España con el resto del continente europeo. «La emergencia energética que vive la UE permite activar esta solución que ha estado durante décadas encima de la mesa», lamentó Ribera, que recordó que en el resto del continente existe «una especie de esqueleto central de gasoductos» que conecta muchos países, pero que la Península Ibérica «nos quedamos aislados» por la frontera con Francia.

Por ello, la ministra consideró que es un proyecto europeo que debería contar con financiación de Bruselas por el problema energético que tiene la UE tras la invasión rusa de Ucrania y que ha obligado a los países a tomar medidas en empresas y hogares para recortar su consumo eléctrico un 15% -en España, un 7%-.

El gasoducto desde España hasta Francia podría operar en 8 meses
Comentarios