viernes 28.02.2020

El Gobierno negociará con Bruselas la adaptación del objetivo de déficit

La Comisión Europea «escuchará» los motivos que tiene el Gobierno para «flexibilizar» el objetivo de déficit público para este año. En ello confía la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que en su primera rueda de prensa como portavoz del Ejecutivo tras la reunión del Consejo de Ministros explicó ayer viernes que la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, tendrá un papel «protagonista» en la negociación con Bruselas para tener algo más de margen para gasto suavizando un objetivo de déficit del -1,1% para 2020 y que, según las cuentas actuales, sería extremadamente complicado llegar a cumplir. La propia Comisión Europea en sus últimas previsiones macroeconómicas estimó que España cerrará 2020 con un déficit del -2,1%. «Mientras el país siga reduciendo el déficit, las autoridades europeas escucharán los razonamientos de este Gobierno para intentar acompasar el cumplimiento de las cuentas públicas con la recuperación de los derechos de los ciudadanos arrebatados durante la crisis», aseguró Montero. Eso sí, no quiso aventurarse a dar una cifra concreta del déficit con el que se ha cerrado 2019 y apuntó que no se conocerá hasta «bien entrado marzo».

Hasta que el Ministerio de Hacienda no disponga de esas cifras y haya negociado con Bruselas la flexibilización de la senda, no presentará su proyecto de Presupuestos para 2020, aunque Montero espera que sea «a la mayor brevedad posible». La ministra añadió que cuando esto ocurra se dirigirá al resto de fuerzas políticas para recabar los apoyos necesarios para que las cuentas salgan adelante y no ocurra lo mismo que en la anterior legislatura.

La reducción tanto del déficit como de la deuda pública son una tarea pendiente para el nuevo Gobierno. El Banco de España recriminó al Estado haber perdido los últimos cinco años en el equilibrio de sus cuentas, cuando se podría haber aprovechado la expansión económica.

El organismo lamenta que ambos indicadores se han ido reduciendo «muy lentamente» y solo gracias a la buena marcha del ciclo económico, no por medidas de ajuste fiscal.

El Gobierno negociará con Bruselas la adaptación del objetivo de déficit