martes 22/9/20

Los hogares españoles desecharon 1.352 millones de kilos de comida en 2019

Planificar mejor las compras es esencial para reducir los desperdicios de alimentos, que sumaron 1.352 millones de kilos en 2019 en España, una cifra elevada y un 1 % más interanual, pese a que la población cada vez está más concienciada.

El despilfarro alimentario «constituye una pérdida económica porque su desembolso no tiene ninguna compensación por parte de las familias», asegura el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, quien incide además en el negativo significado desde el punto de vista social.

Durante la pandemia, el Gobierno ha seguido analizando la evolución del consumo de alimentos, aunque las cifras de pérdidas y desperdicios que proporciona las hace sobre una base anual.

Según datos del panel de consumo de 2019 del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (Mapa), ocho de cada diez hogares españoles tiraron comida a la basura el año pasado.

En total, los hogares desperdiciaron 1.352 millones de kilos de alimentos y bebidas, volumen que creció un 1 % anual (equivalente a 13 millones de kilos más).

El incremento, aunque menor al de 2018, demuestra que las familias continúan sin gestionar bien la compra y el uso de alimentos, pero cada vez están más concienciadas acerca del problema que esto supone.

«El despilfarro alimentario se cifra aproximadamente en 25 kilos por persona y año, lo cual es una cifra bastante elevada, sobre todo en frutas, hortalizas y derivados lácteos», asegura el ministro, que considera, no obstante, que «ha habido una evolución en los últimos años un poco más responsable».

Los hogares españoles desecharon 1.352 millones de kilos de comida en 2019