miércoles. 01.02.2023

Ignacio Galán será elegido otra vez como presidente de Iberdrola al menos hasta 2027

La junta de accionistas votará en abril su continuidad como miembro del Consejo de Administración

El próximo mes de mayo cumplirá 22 años como primer ejecutivo de Iberdrola y, al menos, todas las previsiones apuntan a que seguirá en esa posición hasta la primavera de 2027. Al menos. Nadie se atreve a poner en el horizonte una fecha de punto y final porque el protagonista demuestra sentirse en plena forma y su mensaje permanente contiene siempre un hilo conductor de estar en la línea correcta pero con una permanente obra inacabada. La próxima junta de la eléctrica, que se celebrará a finales de abril, aprobará la reelección de Ignacio Galán como consejero de la firma para un nuevo periodo de cuatro años —hasta la primavera de 2027—, culminado ya el actual plan estratégico que contempla inversiones de 47.000 millones hasta 2025.

Hace ahora cinco años, con ocasión de la entrega de un premio que reconocía sus méritos como gestor, aseguró que había conseguido ser el ejecutivo más longevo de la industria eléctrica europea gracias a la «habilidad para no meter los dedos en el enchufe». Quién lo diría, porque lo cierto es que Ignacio Galán es reconocido por decir habitualmente lo que piensa, lo que le ha llevado a meterse en no pocos charcos profundos. También sabe frenar en el momento justo, como ha demostrado hace apenas unos meses en plena escalada de tensión con el Gobierno, cuando decidió plegar velas en el escenario público. «Si Botín o Galán protestan es que vamos en la buena dirección», llegó a decir Pedro Sánchez para que no quedase ninguna duda de que el Ejecutivo estaba dispuesto al choque de trenes. Esta misma semana excusó su ausencia a una improvisada reunión en Davos junto a algunos de los principales ejecutivos del Ibex, aunque algunos observadores han creído encontrar en el gesto un mensaje de querer marcar distancias.

La edad no es un problema. Nacido en Salamanca en 1950, tiene por tanto 72 años, ha desplegado una capacidad innata para ser salmantino en su ciudad de origen, vasco en Euskadi, valenciano en Valencia o escocés en Escocia.

Quienes le daban por acabado cuando estalló el escándalo del ‘caso Villarejo’ han visto cómo el tema se ha diluido en lo que afecta a sus responsabilidades personales. Las acciones de Iberdrola valen hoy tres veces más que en 2001. No es que haya batido a la inflación, es que la ha destrozado. ¿Sucesión, qué sucesión?

Ignacio Galán será elegido otra vez como presidente de Iberdrola al menos hasta 2027
Comentarios