sábado 17/4/21

La jubilación se retrasa un año a partir de enero

Podrán retirarse a los 65 los que tengan 37 años y tres meses de cotización
pensiones
Manifestación en defensa de unas pensiones dignas en la capital leonesa. RAMIRO

Como es habitual, el nuevo año traerá cambios en el sistema de pensiones, que suponen en definitiva otro endurecimiento de las exigencias para acceder al retiro: jubilarse a los 65 años será ya historia... salvo para aquellas personas que tengan largas carreras de cotización. Así, desde enero la edad oficial de retiro se sitúa en los 66 años y alcanzará los 67 en 2027. Unos cambios que son consecuencia de la aplicación de la reforma aprobada en 2011 por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero -aunque con el consenso del resto de partidos y agentes sociales-, que introdujo una serie de medidas que comenzaron a aplicarse de forma progresiva a partir de 2013. El objetivo último no es otro que retrasar la edad de retiro y, en cierta forma, reducir la cuantía de la prestación, sobre todo si no se cumplen las nuevas condiciones, para tratar de contener el gasto en pensiones, que año a año crece sin tregua y supera ya los 158.000 millones de euros en 2020. Y sin visos de reducirse, sino todo lo contrario. Por eso, desde 2013 cada año hay que trabajar un poco más para poder jubilarse, máxime si se quiere acceder a la mejor pensión posible. Pero la nueva edad de jubilación no es el único cambio que traerá el nuevo año a consecuencia de las condiciones que entran en vigor en 2022, sino que hay otras modificaciones que ha introducido el Gobierno ajenas a la reforma del 11.

Hay que trabajar dos meses más para poder jubilarse

A partir de enero, para poder jubilarse con el 100% de la pensión serán necesarios 66 años, dos meses más que ahora, para quienes no tengan carreras largas de cotización. En este sentido, el periodo cotizado exigido también se eleva en tres meses y para poder retirarse con los 65 años de antaño habrá que haber estado pagando las cuotas a la Seguridad Social durante al menos 37 años y tres meses, frente a los 35 años que se exigían antes de esta reforma. El objetivo es que a partir de 2027 la edad legal quede establecida en 67 años si no se ha trabajado como mínimo 38,5 años.

Se tomarán los últimos 24 años para el cálculo

En paralelo al aumento gradual de la edad legal de jubilación comenzó a elevarse el periodo de cómputo para calcular la cuantía de las nuevas pensiones, aunque en este caso de forma aún más acelerada. Si antes de la reforma se utilizaban los últimos 15 años de cotización, en 2022 se tendrán en cuenta los últimos 25 años. En 2021 se suma un año más y se calcularán las pensiones con los últimos 24 años de trabajo, con lo que la base reguladora saldrá de dividir por 336 las bases de cotización durante los 288 meses anteriores al momento de dejar la vida laboral. Y lo más probable es que esta situación no se quede en los últimos 25 años, sino que el propio ministro José Luis Escrivá ya ha planteado su intención de seguir ampliando este periodo hasta los 35 años, una medida que, no obstante, no goza del visto bueno de Unidas Podemos ni de los sindicatos.

Más edad para acceder y más años de cotización

Los requisitos de acceso cambian para poder acogerse a la jubilación parcial, que posibilita compatibilizar la jubilación y un puesto de trabajo a tiempo parcial. Se retrasa a los 62 años el acceso y además se endurece: solo podrán hacerlo con esta edad quienes hayan cotizado un mínimo de 35 años y tres meses, tres meses más que en 2020. De igual manera, se alarga a los 63 años (cuatro meses más que ahora) el acceso a este tipo de retiro para los que dispongan de 33 años cotizados.

Una subida de las pensiones del 0,9%

Las pensiones volverán a subir en 2021 otro 0,9%, el mismo porcentaje que este año, ya que vuelve a ser la previsión que tiene el Gobierno de crecimiento de la inflación para el próximo ejercicio, lo que supondrá de media algo más de 9 euros más al mes. Los cerca de diez millones de pensionistas habrán ganado por segundo año poder adquisitivo, ya que los precios se han desplomado un 0,8% a consecuencia de la pandemia. Esto significa que su poder de compra ha aumentado un 1,7% (con el dato de noviembre), casi un 3% en los últimos dos años. Pero a consecuencia de esto los pensionistas no recibirán a principios de 2021 la famosa 'paguilla' que se les ingresa cuando la inflación resulta finalmente mayor a la prevista por el Ejecutivo.

La jubilación se retrasa un año a partir de enero