martes 20/4/21

Madrid, Euskadi y Navarra son las regiones con menor esfuerzo fiscal

España triplica su PIB en los últimos 45 años y la brecha entre comunidades se reduce 30 puntos
El ministro portugués de Finanzas, Joao Leao, en la reunión del Ecofin. ANTONIO PEDRO SANTOS

El alto grado de descentralización que presenta España hace que la presión fiscal varíe significativamente de una comunidad autónoma a otra. Las disparidades existentes en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), Sucesiones y Donaciones, sumadas a los impuestos propios de cada región, determinan que las diferencias alcancen en muchos casos miles de euros, según se pone de manifiesto en el estudio ‘45 años de evolución económica, social y empresarial de las Comunidades Autónomas en España (1975-2020)’, elaborado por la Cámara de Comercio y el Consejo General de Economistas (CGE).

Navarra, País Vasco y Madrid son las regiones que registran un menor esfuerzo fiscal (indicador que mide el peso que representan los impuestos en la renta per cápita de los ciudadanos), mientras que Extremadura y Andalucía, dos de las comunidades con mayor nivel de paro, son precisamente las que mayor esfuerzo fiscal presentan. Es más, el esfuerzo fiscal de los extremeños duplica al que tienen los madrileños, vascos o navarros.

Las comunidades con mayor recaudación líquida siguen siendo Cataluña, Madrid y Andalucía, que concentran entre las tres más del 50% del total. En el polo opuesto, la menor recaudación la obtiene La Rioja. No es de extrañar, por tanto, que a lo largo de estos 45 años de historia la financiación autonómica haya sido y sigue siendo una «cuestión compleja y, por tanto, sujeta a debate y controversias sociales y políticas», precisa el informe. En este sentido, Valentín Pich, presidente del CGE, pidió que el sistema de financiación «deje de ser un ‘pimpampum’ constante» y exigió a los partidos definir el sistema que proponen y crear uno que genere «menos conflictos», ya que el actual «es muy oscuro y nadie lo entiende».

Hay seis comunidades cuya financiación per cápita es siempre superior a la media nacional: Asturias, Cantabria, La Rioja, Aragón, Extremadura y Castilla y León. Por el contrario, Murcia y Valencia son las únicas autonomías que reciben una financiación per cápita inferior a la media. Madrid y Cataluña se sitúan en torno a la media, mientras que en el resto de las comunidades la situación varía según los años.

Lo que sí se ha logrado en el último medio siglo es triplicar la riqueza del país. Así, el PIB español ha pasado de suponer algo más de 414 millones de euros en 1975 a 1,1 billones en 2019 -a precios constantes de 2010-, lo que supone que ha crecido una media anual del 2,39%, según destaca el informe. Murcia, La Rioja y Canarias son las comunidades donde más ha aumentado el PIB en media anual, mientras que Asturias, el País Vasco y Cantabria, donde menos.

Algo menor ha sido el crecimiento del PIB por habitante, que se ha impulsado una media del 1,75% anual durante este periodo analizado. Por encima de ese porcentaje, se sitúan Extremadura, Galicia, Castilla y León, La Rioja y Aragón, que superan el 2%. Por el contrario, los menores avances se han registrado en Baleares, Canarias, Cantabria y Asturias.

Desde 1975 las diferencias en el PIB per cápita entre las diferentes comunidades se han reducido significativamente, concretamente 30 puntos porcentuales.

Madrid, Euskadi y Navarra son las regiones con menor esfuerzo fiscal
Comentarios