viernes. 01.07.2022

Naturgy ha cerrado 2020 con unas pérdidas de 347 millones de euros motivado por el ajuste que la compañía ha realizado sobre la valoración de una parte de sus centrales, lo que ha tenido un impacto de 1.363 millones en la cuenta de resultados. De esa cuantía, 1.145 millones afecta a las plantas de generación convencional en España (fundamentalmente, los ciclos combinados), y otros 198 millones a las actividades de gas que tiene en Argentina.

Lo hace para tener una visión «más transparente y ajustada al escenario energético». Se trata del segundo recorte del valor de su negocio que la energética realiza en dos años.

El primero fue en 2018, cuando el presidente Francisco Reynés accedió al cargo asumiendo un ajuste de más de 4.000 millones que entonces también afectó a las centrales convencionales del grupo. Esa revisión provocó unas pérdidas de 2.800 millones en 2018; un año después, Naturgy regresó a un beneficio de 1.400 millones; y ahora vuelve a registrar estos ‘números rojos’. Sus acciones avanzaron ayer un 0,5% en la Bolsa. La crisis del coronavirus ha dejado su impacto en las cuentas de la energética en un ejercicio en el que la demanda de electricidad y gas en España disminuyó en 2020 en promedio un 5,5% y un 6,2% respectivamente, con respecto al año anterior. En América Latina -donde tiene buena parte de sus negocios- el descenso fue aún mayor. Además, la compañía asume un complejo escenario del gas natural licuado (GNL) que se ha vuelto «más desafiante».

Con todo, el resultado de explotación (Ebitda) ordinario se situó en 3.714 millones, un 14,6% inferior que el año anterior, una vez descontada la venta de la empresa chilena CGE que está previsto materializar este año. El beneficio neto ordinario, sin tener en cuenta los ajustes excepcionales realizados por la firma, alcanzó los 872 millones.

Naturgy pierde 347 millones tras rebajar el valor de sus centrales de ciclos combinados
Comentarios