domingo. 04.12.2022
El Banco de España cree que las turbulencias frenarán adquisiciones corporativas en marcha

Ordóñez admite que la crisis actual causa «incertidumbre» en España

Destaca la «fortaleza» de la banca española y niega que las hipotecas subprime generarán problemas
Fernández Ordóñez, durante su comparecencia en el Congreso
El Banco de España no cree que se puedan levantar las cautelas respecto a las turbulencias financieras llegadas de Estados Unidos, sobe todo porque es «muy pronto» para evaluar sus efectos al no disponer «todavía» de datos relevantes, aunque considera que la crisis «ha incrementado, como en todas partes, las incertidumbres que rodean» las perspectivas actuales de crecimiento para la economía nacional. De hecho, según la duración y la intensidad que llegue a alcanzar este «episodio», el gobernador Miguel Ángel Fernández Ordóñez advierte que «no cabe descartar el surgimiento de algunas dificultades», tanto en lo relativo al sector exterior español como a las adquisiciones empresariales en marcha. La primera intervención oficial de la máxima autoridad financiera del país respecto a las consecuencias de la escasez de liquidez que sufren los mercados internacionales por el derrumbe de las hipotecas de alto riesgo en EEUU -cuyo peso es «completamente marginal» en España, apuntó- se saldó con una de cal y otra de arena, frente al mensaje totalmente tranquilizador que esperaba obtener el PSOE, que había impulsado su presencia en la Cámara Baja. Claramente alineado con el discurso fundamental del vicepresidente económico, Pedro Solbes, Fernández Ordóñez defendió el «gran dinamismo» de las economías europeas y española, así como la «fortaleza» de sus sistemas financieras frente a la «súbita emergencia» de perturbaciones, pero también, como su anterior jefe, dejó claros varios avisos. No es que Fernández Ordóñez se alineara con los agoreros -de hecho, defendió que el cambio de la economía española será «gradual», hacia una senda de crecimiento «más atenuada» pero también «más equilibrada» (con menos consumo privado e inversión en vivienda y más industria y servicios)-, pero sí quiso prevenir del surgimiento de «algunas dificultades» por la crisis financiera internacional. Si ésta se prolongará «en exceso», afirmó, «podría terminar teniendo efectos indeseables sobre la confianza de los inversores», lo que a su vez reduciría la demanda exterior e impediría que ésta compensara la previsible moderación gradual de la demanda nacional. No solo eso, dada la necesidad de la economía española de financiar en los mercados internacionales una parte «importante» del gasto en inversión hecho por las familias y las empresas, el gobernador no descarta nuevos «obstáculos» para el mantenimiento de los «elevados niveles de dinamismo que ahora disfrutamos». Esos problemas de liquidez también podrían introducir «dificultades» en algunas de las operaciones empresariales en marcha, como las opas sobre Endesa y el banco holandés ABN Amro, pero Fernández Ordóñez cree que «las mejoras saldrán adelante». Es más, negó que las entidades financieras españolas hayan «estrechado» su oferta de tipos, movimiento que achacó a un descenso de la demanda por la imparable subida de tipos.

Ordóñez admite que la crisis actual causa «incertidumbre» en España
Comentarios