lunes 21/6/21

Los precios se disparan y lastran el poder adquisitivo de los ciudadanos

El IPC de mayo triplica la subida de las nóminas de funcionarios y pensionistas, aunque estos recibirán una última 'paguilla' para compensar
Una mujer ante las bebidas azucaradas de un supermercado.
Una mujer ante las bebidas de un supermercado. DL

En un año los precios se han dado la vuelta y han pasado de devaluarse a consecuencia de la paralización de la actividad por la pandemia a comenzar una escalada que les lleva a cotas que no se veían desde febrero de 2017.

Concretamente, el IPC de mayo cerró en el 2,7%, lo que significa que se paga de media por los alimentos y productos básicos un 3% más que un año atrás.

Esto lógicamente tiene su impacto directo en el bolsillo de los españoles.

Así, más de 16 millones de personas están perdiendo en este año poder adquisitivo. Se trata de colectivos como los pensionistas, los funcionarios o los trabajadores cubiertos por convenios, ya que en todos los casos han visto subir sus ingresos en 2021 menos de lo que lo están haciendo los precios, por lo que pueden comprar menos.

Así es para los cerca de nueve millones de pensionistas, que por el momento ven cercenado su poder adquisitivo en casi dos puntos. El Gobierno les subió este año un 0,9% sus prestaciones, en función de la inflación que tenían prevista, pero ya nadie considera que pueda cerrar en esta tasa, sino que estará más cercana al 2,2%, según la última estimación de la Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas), que ayer mismo la revisó al alza.

Sin embargo, el Gobierno se ha comprometido a compensar a los jubilados la pérdida de capacidad de compra que tengan a final de año con una 'paguilla' que se les abonará a principios de 2022 con la diferencia. Así se lo comunicó también a la Comisión Europea en el plan de recuperación. Será presumiblemente la última 'paguilla' de la historia, puesto que a partir del año que viene la revalorización de las pensiones se hará cada ejercicio en función de la inflación media del año anterior, tal y como consta en el borrador de acuerdo sobre el paquete de medidas consensuadas con los interlocutores sociales que pronto verán la luz.

No tendrán esa suerte de recibir una compensación los más de 3,3 millones de empleados públicos que hay en España (según los últimos datos de la EPA). Ellos también comenzaron el año con un alza del 0,9% y, sin embargo, se encuentran con que no es suficiente para hacer frente a la subida de los precios. Esta pérdida se sumará a la que ya han tenido en la última década a consecuencia de la anterior crisis económica, cuando sufrieron una merma de más del 10% por los recortes y la congelación de nóminas. No será así en los próximos ejercicios, ya que, al menos hasta 2024, sus salarios volverán a crecer en función del IPC estimado, aunque haya otra crisis y pese a que supondrá esto una factura millonaria.

Así consta en el plan enviado a la Comisión Europea

También tienen pérdida de poder adquisitivo, aunque menos, los trabajadores regidos por un convenio colectivo. Los más de 4,1 millones de asalariados que están cubiertos por este acuerdo pactado entre sindicatos y patronal tienen una subida media del 1,55%, lo que significa un recorte de ganancia real de más de un punto. Un colectivo además que irá creciendo a medida que vayan sumándose más convenios.

Misma tendencia en Europa Este fuerte repunte de la inflación se debe principalmente al encarecimiento de los productos energéticos, cuya tasa ascendió hasta el 24%, y al comportamiento de los alimentos no elaborados, que subieron como consecuencia de un efecto escalón. Además, es reseñable el incremento en el pescado fresco, legumbres y hortalizas y carne de ave.

Esta tendencia al alza no es un fenómeno exclusivo de España, sino que se está observando en otros países de Europa, como Alemania (2,5%), aunque aquí se supera en siete décimas la inflación media comunitaria.

Por el contrario, es "mucho más moderada" que la que registra Estados Unidos, con un repunte del 5%, el mayor ritmo en 13 años. Para los próximos meses tanto el Gobierno como la CEOE prevén un progresivo descenso.

Los precios se disparan y lastran el poder adquisitivo de los ciudadanos
Comentarios