viernes 20/5/22

La primera gran huelga general de la historia de los inspectores de trabajo, el colectivo que tiene por cometido velar por el cumplimiento de las obligaciones laborales y por la salud y seguridad de los trabajadores, ya tiene fecha: será el próximo 30 de marzo. Se trata de una convocatoria inédita, puesto que nunca antes todo el personal del organismo, tanto inspectores, subinspectores como personal administrativo, se había organizado para hacer un parón de 24 horas para denunciar unas condiciones mínimas que les permitan cumplir con sus tareas, unas tareas que en los últimos años se han incrementado exponencialmente y, sin embargo, la plantilla, en lugar de crecer, se ha reducido.

No es una huelga sorpresa, puesto que desde hace meses llevaban advirtiéndolo los ochos sindicatos que firman la convocatoria: CC OO, CIG, CSIF, FESESS, SITSS, SISLASS, UGT y UPIT. «La Inspección de Trabajo y Seguridad Social sufre una acumulación de déficit que coloca su actividad al borde del fracaso», explicaron estas organizaciones en el comunicado enviado este miércoles a los medios. «Se carece de la plantilla necesaria, se carece de los recursos técnicos y materiales fundamentales, no existe un reconocimiento al esfuerzo de su plantilla», aseguró el colectivo, que advirtió que la colaboración que llevan prestando en los últimos años para salvar el correcto funcionamiento de la institución «está en vías de agotarse».

Los sindicatos acusaron al departamento dirigido por Yolanda Díaz de «debilidad» por no cumplir con el pacto alcanzado con ellos el pasado mes de julio, en el que se recogieron una serie de medidas, entre las que se incluye un incremento de la plantilla, para salvar el funcionamiento de la institución. La inspección es consciente de que este conflicto «puede tener consecuencias que afecten a la ciudadanía», y dejaron claro que no es su «voluntad propiciar un deterioro aún mayor» del organismo.

La primera gran huelga de inspectores de trabajo será el 30 de marzo
Comentarios