sábado. 03.12.2022

Ribera aboga por limitar el descuento en gasolina a transportistas y rentas bajas

El Gobierno decidirá en las próximas semanas las medidas anticrisis que se seguirán en 2023

El descuento de 20 céntimos por litro de carburante aplicado para todos los ciudadanos parece tener los días contados. La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, indicó ayer que esta bonificación debe dejar de ser generalizada si se prorroga más allá del 31 de diciembre, abogando por concentrarla en los sectores y familias que más lo necesiten. Es decir, transportistas y rentas bajas.

«La subvención fue una decisión de emergencia en verano y la reacción rápida requería que fuera una medida generalizada y de aplicación sencilla, pero cada vez es más importante concentrar el esfuerzo en quien más lo necesita, ya sea por razones profesionales, ya sea por nivel de rentas», indicó.

Ribera ya admitió que las rentas más altas son las que más se han beneficiado de esta medida que, además, está teniendo un coste fiscal muy superior al esperado en un principio para las arcas públicas. En concreto, el coste mensual ha pasado de unos 470 millones de euros al mes que se esperaban en un principio a los 800 millones que finalmente supuso durante los meses de verano, cuando el consumo aumentó de forma notable por los desplazamientos en vacaciones.

Con estas cifras, la factura de la medida desde su puesta en marcha en abril podría superar los 6.200 millones de euros a final de año, casi 2.000 millones más de lo esperado. Y todo en un contexto en el que los precios de los carburantes han comenzado a moderarse respecto a los máximos del pasado julio, cuando tanto la gasolina como el gasóleo superaban los 2,10 euros por litro.

Según el último Boletín Petrolero de la Comisión Europea publicado el pasado jueves, el litro de gasolina rondaba esa semana los 1,771 euros de media, y el del diésel los 1,963 euros. La gasolina se mantiene así por debajo de los niveles de antes de la entrada en vigor de la ayuda de 20 céntimos por litro aprobada a finales de marzo (1,818 euros litro), aunque en el caso del gasoil sigue siendo más caro (1,837 euros).

Ribera aboga por limitar el descuento en gasolina a transportistas y rentas bajas
Comentarios