lunes 17.02.2020

El salario de los empleados mejora, pero se acentúa la brecha con los directivos

Los empleados recuperaron el año pasado el poder adquisitivo que tenían en 2007, antes del estallido de la crisis, y su sueldo creció en 2019 un 1,89 %, aunque lo hizo en mucha menor medida que el de los directivos (+4,58 %) y mandos intermedios (+3,43 %), con lo que se acentúa la brecha salarial. Así lo pone de manifiesto el informe «Evolución salarial 2007-2019», elaborado por la escuela de negocios Eada y por la consultora Icsa Grupo a partir del análisis de datos salariales de más de 80.000 empleados por cuenta ajena en España.

Si se divide a los trabajadores de las empresas en estas tres categorías salariales, el empleado raso percibió de media en España unos 23.250 euros brutos anuales, frente a los 42.929 euros de los mandos intermedios y los 84.773 euros de los directivos.

El presidente de Icsa Grupo, Ernest Poveda, ha asegurado que la desigualdad de los aumentos salariales se explica, entre otras razones, por la ausencia de una retribución variable en los empleados. A pesar de que el sueldo del empleado crece menos que el de sus jefes, su remuneración creció en 2018 un 0,11 %, hasta los 22.819 euros, con lo que en 2019 la subida salarial ha sido mucho mayor. Poveda ha explicado el aumento salarial producido en 2019 en la categoría más baja por cuestiones como el aumento del salario mínimo interprofesional a 900 euros.

Dijo que los directivos ganaron el año pasado 3.715 euros brutos anuales más que en 2018, por 1.422 de los mandos intermedios y apenas 431 euros más de los empleados, una «falta de equidad» que hace que «se profundicen las desigualdades», y ha alertado de que esta brecha salarial, a medio y largo plazo, «no favorece a nadie». El informe hace también balance desde 2007, y apunta que desde ese año la inflación ha incrementado un 17,40 %.

El salario de los empleados mejora, pero se acentúa la brecha con los directivos