miércoles. 17.08.2022

Los españoles están pagando más que nunca por llenar el depósito del coche. Concretamente, ayer se pagó de media 2,13 euros el litro de gasolina y a 2,10 euros el de diésel, niveles récord que suponen un duro golpe para el bolsillo de millones de conductores pese a la bonificación de 20 céntimos por litro del Gobierno. Pero la presidenta de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), Cani Fernández, aseguró ayer que el descuento está funcionando y que las gasolineras no están absorbiendo esa ayuda. Detalló que se han detectado «situaciones anómalas» en menos de un 1% de los surtidores.

Fernández explicó que Competencia sigue «muy de cerca» la evolución de los márgenes de las gasolineras, por lo que pudo sasegurar que no se ha detectado un «efecto de absorción» de este descuento, «más bien lo contrario». «Los márgenes se han contenido y han disminuido sensiblemente en muchas estaciones de servicio», señaló Fernández durante su intervención en los cursos de verano de la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) .

Todo ello después de monitorizar todas las estaciones de servicio, unas 12.620 en todo el país, con «un indicador de alta frecuencia» sobre la fijación de precios que tiene en cuenta, entre otros factores, precios en los mercados internacionales o los registrados en los últimos días, comparándolos con los del último año. «Hemos detectado situaciones anómalas que no llegan a cien gasolineras de las 12.220», explicó.

Así, ante las informaciones sobre cómo los operadores han disparado sus márgenes, Fernández reconoció un incremento del margen bruto, pero que se debe a «un incremento muy sustancial de los costes que tienen que afrontar» debido a las obligaciones medioambientales. Además, quiso puntualizar que la comparativa entre países europeos se está haciendo «de forma errónea» porque España reporta el precio en monolitos (coste de producción) y otros países en precio final de consumo.

Sólo el 1% de las gasolineras inflan los precios