domingo. 04.12.2022

Ayer se estrenó el mes de octubre con la prometida rebaja del IVA (Impuesto de Valor Añadido) del 21% al 5% en la factura del gas natural. Esta medida permitirá amortiguar el nuevo alza del precio del gas, que en realidad se ha incrementado de media un 10%. Aunque con el nuevo IVA reducido, la factura bajará un 7,2% frente a los datos de la última revisión, la del mes de julio. Los usuarios se beneficiarán de esta medida, aunque el incremento de la materia prima posiblemente se vuelva a comer una buena parte de la rebaja que suponga la reducción del IVA en cada recibo. De cara al invierno, cuando el uso de las calefacciones o el agua caliente es superior, gran parte de los consumidores se preguntan cuál es la mejor tarifa posible.

En el mercado del gas, también hay dos variables: la tarifa regulada (denominada TUR) y las múltiples tarifas libres. La regulada se encuentra limitada en las subidas que debería incorporar desde noviembre del año pasado. En concreto, se topó la subida al 4,3%, frente a más del 130% que podría haber subido si se siguiera la estela del mercado gasista. En primavera, el Ejecutivo decidió mantener el límite del 15% al incremento máximo del coste de la materia prima en la fórmula de cálculo de la TUR durante las revisiones del 1 de abril y del 1 de julio, con la intención de contener su incidencia en la factura final. Si se compara esta tarifa con cualquiera de las del mercado libre, la regulada sigue siendo la más competitiva, algo que ya no siempre ocurre con la tarifa regulada de la luz (PVPC), con más altibajos. Sin embargo, la mayor parte de los consumidores españoles optan por las tarifas del mercado libre gasista: un 80,1% se encontraba en el libre hasta marzo de 2022 frente a un 19,9% en el regulado, según la CNMC. Es decir, de los casi 8 millones de usuarios de gas natural, unos 6,5 millones tienen una tarifa libre y 1,5 en la TUR.

Solo uno de cada cuatro usuarios tiene tarifa regulada de gas
Comentarios