jueves 28/10/21

Yolanda Díaz traspasa a Sánchez y Calviño el alcance de la subida del salario mínimo

El Gobierno descarta ya un acuerdo con la CEOE y decidirá en «breve» el nuevo SMI

Esta vez no ha podido ser. El Gobierno ha tirado ya la toalla y descarta alcanzar un acuerdo en el diálogo social para subir el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) este año. Al menos con la patronal. Así lo confirmó ayer la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, que lamentó la posición de la CEOE, que «ha entrado pidiendo la congelación del SMI este año, es decir, pidiendo cero, y salen pidiendo cero».

«Esto, han de entenderme, no es negociar, esto es otra cosa», censuró. Pese a ello, sí confía todavía en atraer a los sindicatos.

Pero Yolanda Díaz hizo algo más ayre, traspasó la resposabilidad del alcance de la subida del SMI a la parte socialista del Gobierno, al presidente, Pedro Sánchez, y a la ministra Calviño.Dijo que la decisión no está ahora en sus manos, sino en las de sus compañeros socialistas.

«Me gustaría tener un acuerdo con el mayor número de interlocutores sociales», explicó durante una visita a Valencia la ministra de Trabajo, que desveló que este fin de semana ha trabajado «informalmente» con los sindicatos y sabe «dónde puede estar el acuerdo». Sin embargo, admitió que «la decisión no está en esta parte de la coalición, está ahora mismo en la parte mayoritaria del Gobierno», tratando de presionar al ala socialista y evidenciando que persisten las diferencias en torno al salario mínimo, centradas ahora en cuánto debe subir, una vez que se da por sentado que la entrada en vigor será a partir de octubre, tal y como repitió, poco antes, la vicepresidenta primera. «Es el momento de continuar con una subida para el último trimestre del año», insistió.

Durante una entrevista en Telecinco, Nadia Calviño ya dio a entender que daban por hecho que no lograrán el acuerdo en el seno del diálogo social, puesto que apuntó que confía en que «en breve podamos lanzar la consulta formal a los agentes sociales para acordar la subida en 2021 (el trámite que ha de hacer el Gobierno antes de su aprobación) y ya veremos cómo seguimos la senda en 2022 y 2023, de forma que no se ponga en riesgo la recuperación». Con estas palabras Nadia Calviño retrasa la decisión para los dos años posteriores y aleja el acuerdo con las organizaciones de los trabajadores, puesto que ponen como condición para dar su apoyo a un alza para el último trimestre inferior a 25 euros que se fije ahora la senda para el resto de legislatura, de forma que se eleve en 2022 a los 1.000 euros mensuales.

Pero la ministra de Asuntos Económicos prefiere esperar a ver cómo evoluciona la economía en los próximos meses para ir más allá sin poner en riesgo el empleo y apuesta por un alza «moderado» para este. «Aún queda un camino por recorrer, que lo podremos hacer en los dos próximos años, pero tenemos que garantizar que no se ponga en peligro la creación de empleo», apuntó.

Es más, asumió que tomen la decisión que tomen, no les gustará a los agentes sociales. «Yo entiendo que aprobemos lo que aprobemos, imagino que los sindicatos dirán que nos hubiera gustado más y los empresarios dirán que no era el momento», explicó. Eso sí, hizo hincapié en que «como Gobierno responsable tenemos que tomar la decisiones que nos parezca, siempre intentando contar con el máximo apoyo».

Yolanda Díaz traspasa a Sánchez y Calviño el alcance de la subida del salario mínimo