jueves. 07.07.2022
Diario de campaña

Lo que uno no puede es enviar los futuros artículos a luchar contra los elementos. Buscando la actualidad autonómica de campaña se cuela la política estatal y ya no hay quien la pare. El PP en plan festival del humor. Que no estaría nada mal si no fuera porque es un partido político. Pero cuando se pone a ello, no tiene freno. El Venga Juan del medio leonés Diego San José resulta ficción superada muchas veces si se compara con la realidad. Serie muy recomendable, por cierto. La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, estaba desconcertada: «Por lo tanto, no queda, queda derogada». Y un poco más adelante: «Queda convalidado el Decreto Ley». Solo le faltó añadir: «Me comunican desde el VAR». Esto pasó en Madrid pero a nivel España. A nivel de la capital, una diputada de Podemos le dijo a Isabel Díaz Ayuso algo que terminaba siendo: «Para que a la ciudadanía no le pase como a Tanxugueiras». Los cronistas dicen que la cara de Ayuso fue de las de «alucino». Y también, parecida a la que ella a veces provoca. Vivimos un mundo que consiste en colocar palabras clave. Lo de las ideas ya lo iremos mirando.

Feijóo avala a Mañueco. Quiñones apuesta por convertir Villadangos en el mejor polígono del noroeste. Tudanca defiende retener el talento joven. Sánchez, Iglesias, Rajoy y Abascal pelearán en León por los escaños. Luis Mariano Santos (UPL) dice que «Valladolid vaciada es el preludio de Madrid vaciado». Es cosa de hombres. Estas líneas son el epicentro de la primera plana de ayer de Diario de León. Madrid es un lugar a menos de 300 kilómetros de distancia de León; a unos 330 por carretera y a menos de dos horas en tren. Con gente igual que aquí, a la que llegar a fin de mes se les hace un viaje eterno y encima en Metro. Con gente de pueblo de muchos pueblos y a mucha honra. Con esa España vaciada y vacilada. Pero cuando se enuncia el «desde Madrid» es como si intencionadamente se le añadieran 30.000 kilómetros de lejanía y una acusación de insolidaridad. Tal vez sea bidireccional, pero lo que es seguro es que parece un error.

Más claro es que la presidencia de la Junta de Castilla y León es cosa de hombres. Como aquel eslogan viejuno, al que los jóvenes asistirán casi poniendo la misma cara de antes de Ayuso. Incluso deducirán que vaya torpeza de marketing: se cargaba de clientela a mucho más de la mitad de la población. Pero la foto fija de los candidatos remite a la idea de la casualidad de lo poco repartido. Como Madrid está cerca, decíamos, hay buenos ejemplos de otros liderazgos: Carmena, Aguirre, Botella, Cifuentes, Ayuso, Villacís, García, Monasterio, y más. Todas, en primera línea, han sido o son cabezas de cartel tanto como propuesta como gobierno real.

Es cosa de hombres
Comentarios