jueves. 07.07.2022
Diario de campaña

Pues ya están aquí... Son los expresidentes, aunque no se pierde la condición nunca y son los presidentes. Los que lo hicieron bien, los que fueron valorados, solo después de irse. Maldita nostalgia del pasado si no sirve para elogiar el presente. De Suárez, Calvo Sotelo, González, Aznar, Zapatero y Rajoy, a Sánchez. Todos, dicen, cayeron en el síndrome de La Moncloa. Adolfo Suárez bastante tuvo con amueblar aquello, la Democracia que llegaba. Calvo Sotelo, efímero, fue correa de transmisión y Transición y arregló un piano, que eso es un asunto clave. Felipe González abarcó todo el proceso. Algo tan grande, que necesitó una bodeguilla para sacar conclusiones. Ahí se fumaba y Coll jugaba al billar. A Aznar le dio por el padel y, entre set y set, crecía el músculo económico del país. Cuentan que también hubo padel intenso con Pedro J. Ramírez en la vieja sede de El Mundo. José Luis Rodríguez Zapatero era de baloncesto. Y, lo mismo dicen en los mentideros de la capital, hubo impresionantes uno contra uno que forjaron todo otro mundo mediático. Mariano Rajoy descubrió que los jardines de La Moncloa eran un buen sitio para acelerar.

Pues de todo aquello, algo ha de quedar y mucho que exigir. Y si pasan por aquí, además de con la exaltación comprensible, si también suman ideas reales, apoyos cabales, más allá de la retórica de la campaña, pues el viaje será más enriquecedor.

Como puede que esto ocurra, o no, el recogedor de autógrafos va a ser el único que tenga el día hecho. Porque los fines de semana, el ciudadano normal tiene que poner el punto final de la semana y, a poder ser, hacer algo de ejercicio, deportivo y familiar.

A todo esto, están aquí los presidentes este fin de semana y hasta Pablo Iglesias, que se quedó en vicepresidente y sin alarde de adscripciones deportivas como protagonista. Pero en tres días es el último debate, que emite CyLTV y que acertadamente programa como El Debate decisivo. Hablan los expertos de que el empate se mantiene, por lo que la forma física será importante para comprobar si tantos días de campaña han hecho mella en las fuerzas de nuestros candidatos. Será el miércoles, 9 de febrero. Y ya a partir de ahí quedarán tres días para llegar a la jornada de reflexión. Por todo esto, una de las conclusiones es pedir que estas citas mediáticas sirvan de algo. Que no se trata de quedarse en plan Bienvenido, Mr. President.

Lo bueno de todo, como dice Luis Algorri, gran periodista leonés: «Es que León cunde mucho». Sánchez, leonés consorte. Rajoy, estudiante en León. Zapatero, pucelano de aquí. Y así.

¡Presidentes! ¡Presidentes!
Comentarios