domingo. 27.11.2022

Rajoy arenga al PP a "pelear hasta el último minuto"

El expresidente reclama la movilización para evitar "un gobierno como el de España"
PP Rajoy
Quiñones, Rajoy, Mañueco y Vélez. RAMIRO

Con los últimos escaños en disputa y las encuestas en descenso, el PP recurrió a la figura de Mariano Rajoy. El expresidente del Ejecutivo central protagonizó el mitin en León para pedir a los ciudadanos que vayan "a votar" porque sino "otros" votarán por ellos y les animó a respaldar a la formación popular para lograr "un gobierno estable" para que "no que le pase a Castilla y León como le está sucediendo a España". La idea gravitó sobre todo el encuentro, con un auditorio entregado de más de medio millar de personas, congregadas en las instalaciones del Olímpico de León, a las que arengó para que se movilicen y convenzan a sus conocidos porque "sería un experimento muy dañino que hubiera siete u ocho partido, cada uno de ellos tirando y defendiendo sus propios intereses, en lugar de ocuparse de los intereses de todos". 

Rajoy insistió en que Alfonso Fernández Mañueco "es de lejos el mejor de todos los candidatos por experiencia, solvencia, inteligencia y capacidad". "Una persona adulta en la que se puede confiar", resumió, después de extenderse en su crítica a la "infantilización de la política" que impera en España. "Muévanse porque los últimos escaños de cada provincia se pueden decidir por 10, 12 o 15 votos. Muchas batallas se ganan en el último minuto", insistió dentro de una intervención en la que los asistentes se rindieron a la sorna del político gallego por sus continuos guiños, como el que lanzó al recordar que se crió en León de los 5 a los 15 años". "Yo salí así porque viví 10 años en León", reseñó.

El expresidente incidió en su idea de que la comunidad necesita "estabilidad, certidumbre y unas cortes gobernables, no como lo que vemos en el Congreso de los Diputados" y recordó que se necesitan "valores seguros, no experimentos". "Ciudadanos y Podemos, que venían a regenerarnos a todos ¿qué aportaron? Veremos dónde quedan", dejó caer, tras apuntarque vivimos "un momento de exceso de ruido, poco sosiego, nula reflexión y políticas infantiles y populistas". Frente a esta política, Rajoy defendió que "el PP es un partido serio, de centro y derecha, que representa al centroderecha" y que cuenta con representación en Europa, donde "conviene estar porque allí se juega buena parte del futuro de Castilla y León, de sus provincias y de España". "Somos un partido con trayectoria y no una pandilla de amiguetes que fundan un partido", apostilló, con el convencimiento de que se trata de la única formación "moderada que está en condiciones de seguir gobernando en Castilla y León". "La gente está harta de los extremistas, de los radicales, de la polarización y la bronca. La gente quiere un gobierno serio que diga lo que va a hacer y que lo haga", concedió.

Empeñado en continuar con la definición de lo que es el PP, Rajoy se extendió en que se trata de "un partido abierto a todos: empresarios, autónomos, trabajadores, pensionistas, jóvenes y mayores; de todas las regiones y todas las provincias; que no lleva en la política española un cuarto de hora, que viene de la transición, que ha gobernado y sabe gobernar". "Somos un partido para todos. Un país en el que cada uno tira por su lado es un país que no prospera", señaló para cargar de nuevo contra el Gobierno actual.

La exposición le sirvió a Rajoy para volver a ensalzar a Mañueco como un presidente que "gobierna con mesura, equilibrio y democráticamente, y que, cuando no puede porque los socios no cumplen, hace lo que se hace en democracia: disuelve y le dice a la gente que elija". Con la ironía, apuntó que se presentar "para gobernar, no para ser bisagra de nada", porque el PP no es una formación "bisagrista para zascandilear a última hora a ver lo que pesca". "Ya tenemos algunas experiencias desagradables y negativas para España", deslizó.

Tuvo tiempo todavía el expresidente del Gobierno para citar que la fuerza del PP reside en que se preocupa "de los problemas de las personas", frente "al debate de ahora de la broma", en el que se está "revisando la historia". "Que si Franco, que si la Constitución, que si la forma de Estado, Pero no se preocupan de que haya por primera vez en España una inflación por encima del 6%, que es el impuesto más letal", reflexionó en sus critica continuada al "gobierno frankestein, con apoyos de partidos que no quieren a España, que no aceptan que será lo que digan los españoles, con partidos antempresas, antiliberales y antiespaña". En esta línea, Rajoy aludió como "ejemplo de la política infantil" a la "reforma laboral que no ha cambiado prácticamente nada" de la suya, que remarcó que "sirvió para que se crearan 500.000 puestos cada año". "No cambiaron nada, pero eso sí, se dividieron, se abofetearon y todo el espectáculo deriva de la infantilización de personas que están en un sitio tan complejo como el Gobierno", apuntilló entre apluasos.

Mañueco anima a la movilización

El candidato del PP salió al estrado para movilizar a "la familia del PP de León". Alfonso Fernández Mañueco alabó a Rajoy, "un grandísimo presidente en las perores circunstancias, cuando tuvo las ideas claras para defender a las personas de este país". El presidente de la Junta incidió en que "en estos tres años no han sido fáciles" y afianzó que siempre se preguntaba "cuando tenía que tomar una decisión cómo actuaría Rajoy: con seguridad, templanza, solvencia, sentido común y cabeza fría". "Ha sido mi guía en estos años", agradeció.

Fernández Mañueco centró su discurso en la economía. El candidato popular reseñó que "si no somos capaces de crear riqueza, no podremos crear empleo", y lo vinculó a su "bajado los impuestos", que no ha impedido que "se crezca y se cree empleo". Con esta base, el dirigente del PP criticó la "subida de cuotas de los autónomos del Gobierno de Sánchez", frente a la cual comprometió que su partido va a "a mimarles, duplicarles las ayudas y estar con los nuevos que crean empleo".

En su repaso, el líder autonómico se vendió como "el presidente del campo" y prometió que va a "blindar por ley los servicios públicos en los territorios

soy el presidente del campo". "Prometí que no se iban a cerrar los consultorios y he cumplido", ofreció como prueba, antes de atacar a su exsocio de gobierno, Francisco Igea, a quien acusó de haber "torpedeado un pacto que funcionaba porque sólo pensaba en su supervivencia". 

El dirigente salmantino centró el final de su discurso en reclamar a los militantes que se movilicen porque "sólo hay dos opciones: el modelo del PSOE y los partidos minoritarios y locales pidiéndole, como a Sánchez, o el modelo sólido del PP". "Somos los únicos que tenemos proyecto de futuro para León y para la comunidad", describió, antes de reclamar a los militantes y cargos que busquen "a los indecisos que no saben a quién votar". "Cada uno de vosotros conoce a diez personas de estas como mínimo. Salid y decirles que el PP es solvente, serio y trae la estabilidad y el crecimiento a esta tierra. Son los que nos van a dar el último escaño", insistió como pie para su mantra de que "estamos entre el PP, un gobierno sin trabas ni hipotecas, o el modelo de Sánchez en Castilla y León".

Mañueco "será el principio del fin del sanchismo"

El cabeza de lista por León. Juan Carlos Suárez-Quiñones se centró en recordar "las desvergüenzas del Gobierno Sánchez" y lo contrapuso al "Gobierno de la decencia de Rajoy, sensato y serio". El mandatario insistió en que "caminamos con IPC desbocado, que encarece los precios y una economía nuevamente en riesgo". "Se produce el mismo ciclo. El PP gobierna para lograr la estabilidad y luego vienen los gobiernos del derroche, que gobiernan para sus amigos y vacía las cajas", expuso el consejero leonés, quien auguró que "el principio del fin del sanchismo va a ser Alfonso Fernández Mañueco, va a ser el 13-F". "Ese gobierno decente del domingo exige movilización, que vayamos todos a votar", recalcó

Vélez avisa de que está en "juego el último procurador"

El prólogo lo había hecho el presidente provincial del PP. Javier Santiago Vélez alabó al "mejor presidente del Gobierno que ha tenido este país" y apuntó que "estamos orgullosos de que haya estado en su infancia en León, no como sucede con otros expresidentes". "La gente de derechas, de centro, somos gente inteligente y tenemos que saber transmitir un mensaje: en León nos estanos jugando el último procurador. Hay dos opciones: que sea para el PSOE o Podemos o para el PP", arengó para reclamar a los militantes que movilicen a sus conocidos con el objetivo de que concentren en la formación "el voto útil"

Rajoy arenga al PP a "pelear hasta el último minuto"
Comentarios