domingo 15.09.2019

A la espera del reparto en la UE

A la espera del reparto en la UE

V. H. / EFE | ROMA / MADRID


Los migrantes del navío Open Arms desembarcados en Lampedusa esperan a conocer su futuro tras confirmarse que cinco países de la UE, entre ellos España, se los repartirán, mientras el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, pide a Madrid que se haga cargo y acelere el mecanismo de distribución.


«El Ministerio del Interior renueva la petición a España para que se haga cargo de los inmigrantes desembarcados del Open Arms. El ministerio ya había puesto a disposición sus puertos para recibir la nave, pongan en marcha el mecanismo», señaló ayer en un comunicado Salvini.


Los migrantes –más de un centenar entre los 83 desembarcados anoche, unos 20 que se tiraron al mar y los evacuados por razones médicas–, que vivieron 19 días hacinados en la cubierta del barco tras ser rescatados en el Mediterráneo entre el 1 y el 10 de agosto, pasaron su primera noche en un centro de acogida en la isla italiana después de haber sido examinados por médicos en el mismo muelle.


Pasada la medianoche de ayer, terminaba el desembarco, ordenado por la Fiscalía de Agrigento (Sicilia), que también determinó la incautación temporal del barco humanitario español por dos semanas.


Mientras los migrantes eran trasladados a ese centro de acogida, el Open Arms partió en la madrugada del puerto de Lampedusa al de Emepedocle, en Sicilia, como había determinado el fiscal y adonde llegará esta noche.


Se espera que los migrantes sean trasladados los próximos días a Sicilia desde el centro de acogida de Lampedusa, para esperar allí que se resuelva la distribución entre España, Francia, Alemania, Luxemburgo y Portugal, los cinco países que se han ofrecido recibirlos. En el caso de los que vayan a España, la corbeta Audaz de la Armada española zarpó el martes hacia Lampedusa, en un principio para hacerse cargo de todos los migrantes rescatados, continúa su travesía hacia Italia.



ACUSACIONES DE «BANDAZOS»


En territorio nacional, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, afirmó ayer que la política migratoria «debe ser un asunto de Estado», por lo que su grupo parlamentario y el PP han pedido la comparecencia del presidente Pedro Sánchez para que explique sus «bandazos ante la crisis del Mediterráneo».


Con esta declaración, Rivera hizo referencia a los problemas de «inmigración ilegal» que acontecen en el Mediterráneo, considerado uno de los puntos de tránsito «más letales del planeta» para las persona migrantes, y en especial a la situación que ha vivido el barco de la ONG española Proactiva Open Arms en las últimas semanas.


En su Twitter, Rivera instó a Sánchez a comparecer en el Congreso y rendir cuentas sobre los «bandazos» que, a su juicio, ha dado en su gestión del problema del Open Arms en aguas italianas, «Que dé la cara y deje de esconderse», añadió.

A la espera del reparto en la UE