jueves 20.02.2020

La Abogacía busca legalizar las ‘devoluciones en caliente’

Al Gobierno el fallo de Estrasburgo le ha cogido a contrapié
Un agente de la Guardia Civil ayuda a un inmigrante a desembarcar en el puerto de Motril.
Un agente de la Guardia Civil ayuda a un inmigrante a desembarcar en el puerto de Motril.

La versión oficial es que hay satisfacción porque Estrasburgo, por fin, ha aclarado el marco legal en el que se puede mover España en las vallas de Ceuta y Melilla. Dicen desde el Ministerio del Interior que hay sobre todo alegría porque el fallo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) da seguridad jurídica a quienes ejecutan sobre el terreno esas ‘devoluciones en caliente’. En el Palacio de Castellana 5 incluso, de puertas para afuera, se muestran orgullosos por la «acertada decisión» de Fernando Grande-Marlaska de prometer que, hasta que no se manifestara la Gran Sala de Estrasbrugo, no se iba a tocar nada de la disposición final primera de la denostada ‘ley mordaza’, en la que el Gobierno de Mariano Rajoy en 2015 introdujo con calzador la fórmula para tratar de legalizar estas devoluciones automáticas.

Pero la realidad es que al Gobierno el fallo de Estraburgo le ha cogido a contrapié. Muy pocos, ni en el Ministerio del Interior ni en la Abogacía del Estado, habían apostado a que la Gran Sala iba a avalar las ‘devoluciones en caliente’. No había un ‘plan b’ para una «adaptación legislativa» -admiten todas las fuentes consultadas- porque a nadie se le pasó por la cabeza que los 17 jueces iban a revocar la decisión de primera instancia de esta misma corte, que en 2017 condenó a España por considerar que las devoluciones en caliente suponían una expulsión colectiva y, por lo tanto, violaban la Convención Europea de Derechos Humanos.

En el Ejecutivo de Sánchez -admiten fuentes gubernamentales- nadie pensó que el recurso del Ejecutivo de Rajoy prosperara. Es más, todos en Moncloa estaban convencidos de lo contrario. Que el recurso que iba a salir adelante era el que el PSOE presentó hace más de cuatro años ante el Constitucional, cuando el Gobierno aprobó las ‘devoluciones en caliente’ dentro de la Ley de Seguridad Ciudadana.

Ahora, al Constitucional, que llevaba semanas deliberando la forma de vetar esa figura, le toca cambiar de rumbo para ceñirse a la senda marcada por el TEDH. Y no solo al Constitucional. Al Gobierno también le toca reaccionar sobre la marcha al histórico fallo.

Aumentan las embarazadas

La noche del jueves desembarcaron tres pateras con 86 personas de origen subsahariano en el puerto de Arguineguín, en Gran Canaria, entre ellos un bebé nacido durante la travesía, otra de tres meses y dos mujeres embarazadas.

«Ha habido un repunte estos últimos meses con las mujeres embarazadas», destacó el vicepresidente de Cruz Roja en Canarias, Gerardo Santana, quien recordó que esta situación no se dio en los años 2005 y 2006 cuando también llegaron a las islas miles de inmigrantes en cayucos.

En aquella época, hace ya unos quince años, «en un día podrían llegar a desembarcar 460 personas» en el puerto de Arguineguín, «pero no mujeres ni bebés», dijo para concretar que estos últimos meses una decena de embarazadas pueden haber sido rescatadas de las pateras que han llegado a la isla.

La Abogacía busca legalizar las ‘devoluciones en caliente’