domingo 28/2/21

Se acaba la larga y tensa huida del atacante del ácido

Detención del joven que arrojó ácido a su ex y una amiga. GUARDIA CIVIL

La larga y tensa huida del hombre de 26 años con numerosos antecedentes que supuestamente arrojó ácido a dos mujeres, entre ellas su exnovia, en Cártama (Málaga) ha acabado el viernes de madrugada con el éxito de las fuerzas de seguridad de la provincia malagueña, a las que tenía en jaque con una intensa búsqueda desde que cometiera su impactante ataque y que han logrado finalmente detenerlo.

El fugitivo ha protagonizado dos persecuciones de película en 48 horas, la última —iniciada la noche de viernes— al ser localizado mientras circulaba en motocicleta entre las localidades malagueñas de Mijas y Coín.

Cuando era cercado por los agentes sufrió una caída del vehículo, tras lo que se escapó a pie y se habría llegado a refugiar en una vivienda, según apuntan fuentes cercanas a la investigación.

El Grupo de Acción Rápida (GAR) de la Guardia Civil lo ha capturado en la zona de Entrerríos, situada a unos 8 kilómetros del cementerio musulmán de Mijas, donde el miércoles se le perdió la pista tras una primera persecución en la que llegó a abandonar su coche y seguir también a pie.

Un helicóptero ha participado en el dispositivo, en el que se habrían empleado cámaras térmicas para dar con él y arrestarlo.

El coche que usó en su primera huida fue analizado por los guardias civiles en el cuartel de Mijas, adonde ayer ya bien enrada la madrugada —con posterioridad a la detención— también han sido trasladados por sendas grúas dos motocicletas y otro coche de color blanco que presentaba un golpe en su parte delantera sin que hayan trascendido detalles al respecto.

La espectacular persecución del miércoles por la noche transcurrió a lo largo de unos 50 kilómetros en los que circuló a unos 200 kilómetros por hora y se saltó un control policial por el arcén de la autovía hasta que optó por abandonar su vehículo.

La Guardia Civil, encargada de la investigación, puso en marcha un complejo dispositivo en el que, junto al Cuerpo Nacional de Policía y la Policía Local de distintos municipios de la provincia, se ha trabajado para lograr arrestar al sospechoso de la agresión cometida el martes con las jóvenes Sandra y Cristina.

El operativo ha supuesto un importante despliegue de medios tanto humanos como materiales.

El detenido, de origen melillense, tenía una orden de alejamiento de otra mujer entre un amplio historial delictivo al que suma ahora la acción cometida con el ácido que mantiene a su expareja Sandra, de 26 años, en estado muy grave en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Virgen del Rocío, en Sevilla, con quemaduras muy profundas en el 45 por ciento de su cuerpo. La amiga que la acompañaba a ella, Cristina, permanece grave con quemaduras en el 25 por ciento de su cuerpo en el Hospital Regional de Málaga.

Se acaba la larga y tensa huida del atacante del ácido
Comentarios