martes. 06.12.2022

Albert Rivera regresó ayer a la campaña de las elecciones andaluzas para resituar a Ciudadanos en el centro del tablero político. Tras meses escorándose paulatinamente hacia la derecha para disputar a Pablo Casado el voto más conservador, la formación liberal rediseñó su estrategia y apostó por pescar entre los socialistas desencantados con el ‘sanchismo’ y los liberales del PP. «A todos los liberales que una vez votaron al PP, les digo que ésta es su casa. Y también a los que votaron alguna vez al PSOE pero no quieren ‘sanchismo’. Concentremos el voto útil», dijo el líder naranja en Sevilla. Andalucía va a ser el laboratorio de pruebas de Ciudadanos para su estrategia electoral como alternativa al bipartidismo «caduco y decadente» con vistas a las municipales y autonómicas del 26 de mayo. Con el empeño de gobernar por primera vez desde su salto a la arena política nacional hace tres años, Rivera desembarcó en la contienda acompañado de Inés Arrimadas para escoltar a su poco conocido candidato, Juan Marín, y consumar el ‘sorpasso’ al PP en el segundo puesto que las encuestas les otorgan. «No me sirve quitar a los de los ERE —censuró— para poner a los de la ‘Gürtel’ porque nos roban exactamente igual». Aunque Ciudadanos se ha comprometido públicamente a no apoyar de nuevo un Ejecutivo de Susana Díaz se ha abierto en los últimos días a hacerlo con el PP.

Albert Rivera recupera el centro para la campaña de Andalucía
Comentarios