martes 15/6/21

Las ayudas europeas fluirán en julio tras desbloquear Alemania el 'fondo anticovid'

Alivio en la UE después de que los jueces de ese país hayan dado luz verde a que la Comisión financie en los mercados el plan de recuperación
alemania
Una fila de coches esperan para realizar la PCR en Alemania, país que hoy desbloqueó los fondos covid. LECH MUSZYNSKI
Alivio en la UE después de que los jueces de ese país hayan dado luz verde a que la Comisión financie en los mercados el plan de recuperación
Bruselas, 21 abr. (Salvador Arroyo, corresponsal) Alivio para los países que pedían máxima urgencia, España entre ellos. Para Angela Merkel. Y también para una Bruselas que contenía la respiración aunque nunca reconoció que el contratiempo pudiera mutar en problema grave. Alemania pudo levantar este miércoles la barrera al plan de recuperación después de que su Tribunal Constitucional permitiese que la decisión de recursos propios, el paraguas legal que permitirá a la Comisión Europea endeudarse para sufragar el paquete de 800.000 euros (a precios corrientes) entre créditos blandos y subvenciones, pueda recibir la firma decisiva del presidente de la república federal, Frank-Walter Steinmeier.
De este modo, podrá sumarse de forma inminente a los diecisiete países que ya han autorizado la ambiciosa operación de financiación en los mercados.
El resto debería hacerlo en los próximos días -es imprescindible el visto bueno de los Veintisiete- para que el Ejecutivo comunitario lance las primeras emisiones de bonos en junio y realice los primeros desembolsos unas semanas más tarde. "Es sin duda una buena noticia. El desbloqueo (en Alemania) refuerza el cronograma" del Next Generation EU, lo que va a "permitir que los fondos comiencen a fluir en julio", subrayaba el vicepresidente ejecutivo de la Comisión, Valdis Dombrovskis. "La UE puede seguir su senda hacia la recuperación", ratificaba la propia Ursula Von der Leyen.
La alemana hablaba ya sin tapujos de "satisfacción". Porque, aunque nunca se admitió, lo cierto es que la bomba que se activó el pasado 26 de marzo en Karlsruhe, sede del Constitucional germano, inquietaba por su carácter impredecible. El alto tribunal frenó en seco un proceso que ya estaba en curso al admitir para su estudio una demanda que pedía no solo impugnar el fondo sino también suspender la ratificación de las leyes sobre el mecanismo de recursos propios. Apenas días antes éstas habían recibido la luz verde de las dos cámaras legislativas, el Bundestag y el Bundesrat (consejo de representación de los estados federados).
Fue un contratiempo inquietante.
Pero este miércoles los jueces dictaminaron que si bien considerarían evaluar la demanda base, ven injustificado suspender la ratificación.
De hecho, insinúan, respeto a lo primera, que tienen dudas al plantear que dar poderes a la Comisión para que se endeude en miles de millones de euros "no crea pasivos directos para Alemania o su presupuesto federal".
Un exlíder de la ultraderecha En el fallo los magistrados no entran sobre si la denuncia en el procedimiento principal es "evidentemente infundada", aunque sí consideran que "con un examen sumario" no se podría determinar que puede existir una "alta probabilidad" de una violación constitucional. Los demandantes, más de 2.200 personas entre las que se encuentran economistas y políticos como Bernd Lücke, exlíder del partido de ultraderecha Alternativa para Alemania, argumentaban que los países europeos no pueden contraer deuda de forma conjunta y que el plan de recuperación contraviene los Tratados de la UE y, en consecuencia, también viola la soberanía presupuestaria de la propia Alemania.
Aquí, se insiste, el Constitucional no emite un fallo definitivo.
Pero sí rechaza emitir una orden provisional de suspensión de las leyes de recursos propios mientras se desarrolla el procedimiento principal de los denunciantes porque derivaría en una demora que "afectaría a los objetivos de política económica. Las desventajas asociadas también podrían resultar irreversibles", añade, dado que el Next Generation EU "está destinado a hacer frente a las consecuencias de la pandemia y las medidas deben implementarse en un período de tiempo relativamente corto". Es más, apostilla que cualquier consecuencia de una hipotética declaración de inconstitucionalidad del fondo "sería mucho menos grave" que tirar hoy del freno de mano porque sí.
Salvado este obstáculo, son nueve los Estados miembro que tienen que autorizar el endeudamiento de la Comisión. Austria, Países Bajos, Polonia, Irlanda, Estonia, Lituania, Rumanía, Bulgaria y Finlandia tendrían que dar el paso en los próximos días. Hoy el 'permiso' polaco es el que está más atascado por el conflicto entre los dos partidos en el Gobierno.
Inminente será también el arranque del proceso de evaluación de los planes de inversiones nacionales, que justificarán cada pago. Ningún país lo ha tramitado aún. España prevé hacerlo el próximo día 30.
Calviño y Díaz acuden a Bruselas para pulir los detalles del plan La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y la titular de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, mantendrán este jueves y viernes sendas reuniones con el vicepresidente económico Valdis Dombrowskis en las que se prevé puedan pulirse los últimos detalles del plan de recuperación español en lo referente a las variables de la reforma laboral, la sostenibilidad de las pensiones o la política impositiva. Díaz viaja este jueves a Bruselas para entrevistarse con el letón y también con el presidente de la Eurocámara, David Sassoli. Mientras que Calviño conectará por videoconferencia el viernes con Dombrovskis, que se refirió ayer a un plan español ya "en la fase final" que "está bien encauzado" para que se presente a finales de este mes.
Ambas citas tendrán lugar a pocos días de que finalice el plazo acordado para que los Estados miembros remitan a las autoridades comunitarias sus planes de reformas e inversiones con los que absorber el dinero del plan anticrisis.
El vicepresidente comunitario Dombrovskis ha asegurado que el plan español "va por el buen camino" y ha señalado que espera que sea enviado por el Gobierno antes del 30 de abril.
La reforma laboral es, junto con la reforma del sistema de pensiones, de los puntos más controvertidos del plan español. De hecho, el propio Dombrovskis subrayó hace poco que Bruselas esperaba una revisión "amplia y ambiciosa" de las normas laborales españolas para en especial el problema de la temporalidad y reducir el "muy elevado" desempleo juvenil.

Las ayudas europeas fluirán en julio tras desbloquear Alemania el 'fondo anticovid'