lunes 21/9/20

Los CDR amenazan con una acampada indefinida para "pararlo todo"

Los independentistas bloquean los accesos de la Sagrada Familia, obligada a cerrar por no poder garantizar la seguridad a los visitantes
Dos hombres bromean jugando al ajedrez en medio de los disturbios que se están produciendo en Barcelona. QUIQUE GARCÍA
Dos hombres bromean jugando al ajedrez en medio de los disturbios que se están produciendo en Barcelona. QUIQUE GARCÍA

Los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR) llamaron hoy a la "revuelta popular" y emplazaron a sus seguidores a iniciar una acampada indefinida en el centro de Barcelona.

"Hemos venido para quedarnos y pararlo todo", afirmaron quienes llevan la batuta de las movilizaciones alternativas y quienes han protagonizado las columnas que han derivado en altercados en las calles de Barcelona y otras ciudades catalanas desde el pasado lunes.

La acampada permanente arrancó a las seis de la tarde, justo al final de la manifestación organizada por los sindicatos independentistas en la que confluyeron las "marchas por la libertad". El campamento indefinido tenía previsto instalarse en la Gran Vía, en el cruce de paseo de Gracia, uno de los puntos centrales de la capital catalana, bajo el lema "Desobediencia. Poder popular. República". No es la primera acampada que protagoniza el independentismo. Hace un año instalaron sus tiendas y sus colchones en la plaza Sant Jaume y avisaron de que no se irían hasta que Quim Torra hiciera efectiva la república. Una semana después, fueron desalojados. Días más tarde, regresaron y fueron expulsados de nuevo.

La acampada del movimiento del 15-M también fue desalojada a la fuerza por los Mossos en 2011. Hay sectores del secesionismo que llevan meses suspirando por convertir el centro de Barcelona en una especie de Maidán (escenario de la revolución naranja en Kiev, Ucrania) o Tahir (en El Cairo con las primaveras árabes), aunque hasta la fecha eso no ha llegado a cuajar.  Esta protesta, además, suele incurrir en contradicciones para el movimiento, pues son los Mossos los que acaban desalojando a los independentistas.

Susto a los turistas

Los CDR multiplicaron hoy sus acciones de protesta. Las manifestaciones en el entorno de la Sagrada Familia obligaron a cerrar el templo ideado por Antoni Gaudí, ya que no era posible garantizar la seguridad de los visitantes. Convocados por el colectivo Pícnic por la República, los mismos que la semana pasada ocuparon el vestíbulo de la estación de tren barcelonesa de Sants, cientos de manifestantes bloquearon los accesos a la basílica e impidieron la entrada y salida de visitantes. Una acción de protesta de impacto entre los turistas y pensando en la resonancia que la Sagrada Familia tiene a nivel internacional.

El bloqueo de los accesos provocó que algunos turistas y trabajadores quedaran encerrados dentro del recinto, aunque más tarde pudieron salir. Mientras los turistas permanecían en el interior, los activistas corearon consignas a favor de la ruptura y en apoyo de los dirigentes secesionistas condenados por el Tribunal Supremo. "1 de octubre, ni olvido ni perdón", "libertad presos políticos" e "independencia" fueron las más escuchadas. También gritaron en contra de los cuerpos de seguridad del Estado y reclamaron la dimisión del consejero del Interior, Miquel Buch.

Los CDR amenazan con una acampada indefinida para "pararlo todo"