domingo 05.04.2020
SALUD

Científicos asturianos usan una proteína que envejece para frenar el cáncer

Un trabajo científico llevado a cabo en Asturias ha revelado que la proteína que causa el envejecimiento acelerado, la Prelamina A, es capaz de frenar la progresión de los tumores malignos, descubrimiento que puede permitir el desarrollo y aplicación de nuevas terapias para combatir el cáncer y la progeria.

Estos resultados, que son fruto de varios años de colaboración entre el Instituto de Medicina Oncológica y Molecular de Asturias (Imoma) y la Universidad de Oviedo, han sido publicados hoy en el portal científico especializado Nature Communications.

El catedrático de la Universidad de Oviedo y codirector de la investigación, Carlos López-Otín, ha admitido en un comunicado que "los resultados obtenidos son muy estimulantes desde el punto de vista científico", aunque ha advertido de que el desarrollo y aplicación de terapias tiene que ser planteado "con cautela".

Para llevar a cabo la investigación, los científicos asturianos han empleado mosaicos, ratones modificados genéticamente para mantener un 50 por ciento de células con Prelamina A en sus tejidos durante toda su vida.

La observación del efecto de esta proteína en los roedores ha permitido hallazgos importantes y ha arrojado algo de luz a la compleja conexión que se produce entre los procesos de envejecimiento y el cáncer, que están "íntimamente relacionados".

En la investigación, los científicos pudieron apreciar que aunque los ratones mosaico desarrollaban el mismo número de tumores que los ratones normales, presentaban un número muy reducido de tumores malignos.

De esta manera, "al inducir la producción de Prelamina A en células obtenidas de tumores malignos humanos de cáncer oral, de pulmón y de mama, se reducía drásticamente su capacidad invasiva", ha explicado el director médico del Imoma, Rubén Cabanillas.

El análisis también permitió observar que los ratones mosaico eran totalmente sanos y que no manifestaban progeria a pesar de presentar la proteína causante en la mitad de sus células, lo que sugiere que para tratar el envejecimiento acelerado sólo haría falta corregir los defectos de parte de las células del afectado.

Un hallazgo que el profesor de la Universidad de Oviedo, José María Pérez Freije, considera que "invita a albergar esperanzas" para el tratamiento de los pacientes con esta enfermedad para la que hasta la fecha no hay cura ni tratamiento.

Científicos asturianos usan una proteína que envejece para frenar el cáncer