martes. 07.02.2023

Albert Rivera dejará claro a Pedro Sánchez en la reunión que posiblemente mantendrán a lo largo de esta semana que cualquier acuerdo al que pudiesen llegar ambas fuerzas para pactar una mayoría parlamentaria de gobierno inevitablemente tendrá que incluir en la ecuación al PP.

El escenario que Rivera dibujará al secretario general socialista, y que hoy ratificará la ejecutiva de Ciudadanos, parte de dos premisas claras. Por un lado, la formación naranja votará no a cualquier fórmula de gobierno que incluya a Podemos, partido con el que no solo le separa su reivindicación de un referendo en Cataluña sino toda la política económica y social y su compromiso de incumplir los acuerdos con los socios de la Unión Europea. Este punto termina con el deseo principal del socialista, que además podría contar con el aplauso de los barones del partido, como es llegar a La Moncloa con un acuerdo a «izquierda y derecha».

Abstención

Por otro lado, los 40 diputados encabezados por Rivera «en ningún caso» van a votar a favor de la investidura ni de Sánchez ni de Mariano Rajoy, porque no son sus candidatos ni defienden su programa. A lo más que están dispuestos, y siempre que logren cerrar un paquete mínimo de reformas para la legislatura con alguno de ellos, será a facilitar su investidura con la abstención. Eso quiere decir que, tanto se trate de llevar a La Moncloa al PP como al PSOE, la suma necesaria de escaños no se alcanzará salvo que el otro gran partido en liza también sume su abstención a la de Ciudadanos, lo que necesariamente implica que antes esté incluido en el acuerdo. En definitiva, si Sánchez pudiese cerrar un pacto de investidura con Rivera ese acuerdo, para que pueda funcionar, tendrá que contar inevitablemente con la participación y la bendición del PP.

La estrategia de Ciudadanos de cara a cualquier proceso negociador será que primero las conversaciones se centren en si es posible poner en pie una mayoría parlamentaria que se comprometa a defender la unidad y la igualdad de España y de los españoles y una hoja de ruta de reformas. Este paquete debería incluir un plan de choque contra la desigualdad y por la reactivación económica y una serie de pactos nacionales por la educación, por la regeneración democrática, contra la violencia de género y por la conciliación laboral y familiar.

Ciudadanos dejará claro al PSOE que cualquier pacto pasa también por el PP
Comentarios