miércoles. 10.08.2022

El Congreso apoya la subida del gasto en Defensa, pero UP parte en dos al Gobierno

El PSOE vuelve a perder otra votación sobre la nueva relación con Marruecos y el cambio con el Sáhara Occidental
                      El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ayer durante la clausura de la cumbre. LAVANDEIRA JR
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ayer durante la clausura de la cumbre. LAVANDEIRA JR

El Pleno del Congreso ha mostrado su apoyo a los resultados de la cumbre de la Otan que ha tenido lugar en Madrid y ha instado al Gobierno a garantizar una adecuada financiación de la defensa nacional, «llegando un 2% del PIB» antes de 2030, unas votaciones que han dividido a los grupos del Gobierno ya que, mientras el PSOE ha votado a favor, Unidas Podemos lo ha hecho en contra.

Ambas peticiones formaban parte de una extensa moción del PP sobre la política exterior española, que los ‘populares’ han hecho votar punto por punto buscando dejar en evidencia las discrepancias en el seno del Ejecutivo de coalición en temas internacionales y de defensa. Y lo han logrado puesto que los dos grupos que integran el Gobierno han votado distinto en 14 de los 15 puntos que contenía el texto. Unidas Podemos ha votado en contra de todos los relativos a la Otan, el grueso de los cuales sí ha respaldado el PSOE.

PODEMOS, EN CONTRA

Además, el grupo confederal ha rechazado seguir incrementando el apoyo militar a Ucrania para que «disponga de las capacidades necesarias para repeler la agresión» rusa que sufre desde 2014. En otros apartados referidos a Ucrania, los ‘morados’ han optado por la abstención. Así lo han hecho en el que insta a reconocerle como país candidato a entrar en la Unión Europea, el que ensalza del papel de su presidente, Volodimir Zelenski, y su defensa de la independencia e integridad de su nación.

Otro de los puntos en los que ha habido disenso entre los grupos del Gobierno ha sido el que emplazaba a recomponer la relación política, económica y comercial con Argelia, recuperando para ello «la posición de neutralidad activa respecto al futuro del Sáhara previa» al giro dado por el presidente Pedro Sánchez el pasado mes de marzo cuando avaló la vía autonomista de Marruecos para la excolonia española. Se trata de la cuarta vez que el Congreso censura este cambio de posición sobre el Sáhara y la tercera que sucede en el Pleno. Como en las votaciones anteriores sobre esta cuestión Unidas Podemos ha votado a favor de la vuelta a la neutralidad y el PSOE ha votado en contra y ha perdido porque, como el resto de la moción, este punto ha salido adelante.

Apoyo de Feijóo

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, se ha mostrado este jueves dispuesto a pactar una política de Defensa y Seguridad pero ha reclamado al Gobierno que sea «coherente» y formule una propuesta.

En una rueda de prensa en Getxo (Bizkaia), Feijóo ha sido preguntado por el posible apoyo del PP a la ampliación de la presencia militar de Estados Unidos en la base de Rota (Cádiz) y por la ampliación del presupuesto de Defensa hasta llegar al 2 % del PIB. El presidente popular ha recalcado que su partido siempre ha sido un «firme partidario» de la Otan y de una relación bilateral «de confianza y amistad» con Estados Unidos.

Ha asegurado que el Gobierno puede «contar» con el PP para una política de Estado en Defensa, pero ha señalado que lo primero es que todo el Gobierno sea «coherente» en esta materia y formule una propuesta, a la que su partido responderá con «seriedad».

En este sentido, ha lamentado que el Ejecutivo ni siquiera respondió con un «acuse de recibo» a la propuesta de pacto de Estado sobre Defensa que le envió el Partido Popular.

Feijóo ha felicitado al Gobierno por la «imagen positiva de organización» que ha dado España con la cumbre de la Otan en Madrid, cuya celebración ha recordado que se «consiguió» cuando Mariano Rajoy era presidente.

Éxito de la cumbre

Todos los aliados, desde el presidente estadounidense, Joe Biden, al secretario general de la Otan, Jens Stoltenberg, no ahorraron calificativos al aplaudir la «impecable» organización de la cumbre de la Alianza Atlántica en Madrid. El máximo responsable de la diplomacia española lograba así olvidar unas semanas marcadas por el estallido de la crisis con Argelia, que llegó a poner su cargo en el disparadero.

Aunque las tensiones con el país del Magreb siguen sin resolverse, el Gobierno ha reforzado su imagen internacional. Para empezar, el Concepto Estratégico, el documento que marcará la hoja de ruta para la organización durante la próxima década, quedará siempre ligado al nombre de Madrid. Sánchez, por su parte, mantuvo buena sintonía con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en una reunión bilateral en la Moncloa que duró más de una hora en contraposición con aquella charla de cincuenta segundos en el pasillo con el mandatario norteamericano hace un año, en otra cumbre de la Otan en Bruselas, y que provocó críticas y mofa por parte de la oposición.

El Congreso apoya la subida del gasto en Defensa, pero UP parte en dos al Gobierno
Comentarios