domingo 29/11/20

«En mi Consejo de Ministros no se sientan ni imputados ni condenados»

Mientras se esbozan los primeros movimientos tácticos para acabar con el empantamiento en el gobierno de los jueces, el duelo parlamentario semanal entre Sánchez y Casado ratificó su nula química personal y el deterioro de sus relaciones políticas. El jefe de la oposición arremetió contra la presencia del líder de Unidas Podemos en el Gobierno y exigió de nuevo su despido. «¿Por qué no le cesa —preguntó Casado— en vez de protegerle a través de una fiscal general del Estado socialista?» de los tres presuntos delitos que habría cometido en el caso Dina y que ahora el Tribunal Supremo debe decidir si los investiga.

Pablo Iglesias, respondió Sánchez, tiene «la mayor y absoluta confianza por parte de la Presidencia del Gobierno». Defendió que en su Consejo de Ministros no se sientan «ni procesados ni condenados ni imputados» a diferencia de lo que ocurría cuando gobernaba Mariano Rajoy, que tuvo «siete ministros procesados y tres condenados». El líder del PP contratacó: «Tiene en el Gobierno a (Nadia) Calviño, a (Pedro) Duque y (Isabel) Celaá con sociedades patrimoniales instrumentales para evadir impuestos. Y tiene a tres consejeros de los ERE, a la señora (Carmen) Calvo, a la señora (María Jesús) Montero y al señor (Luis) Planas». Otro capítulo del ‘y tú más’ que caracteriza en esta legislatura los debates entre el presidente del Gobierno y el jefe de la oposición.

Sánchez acusó al PP de «bloquear» la renovación del Consejo General de Poder Judicial (CGPJ) y señaló que desde que Pablo Casado lidera esta formación «ha dejado de ser un partido de Estado» para convertirse en «un partido antisistema». En su turno, el jefe de la oposición le ha tildado de presidente «fallido» y ha avisado que no pactará «nada» con él mientras no rectifique.

En una tensa sesión de control al Gobierno en el Pleno del Congreso, Casado ha exigido al presidente del Gobierno que explique por qué «amenaza con una reforma a la polaca» del CGPJ, que, a su juicio, «liquidaría la separación de poderes y la independencia judicial».

«Mientras no retire su atropello legal, no hay nada que pactar. A mí no me presiona nadie y menos usted», ha espetado Casado a Sánchez tras la proposición de ley para rebajar la mayoría parlamentaria en la renovación del CGPJ que PSOE y Unidas Podemos registraron este martes en la Cámara Baja.

Y Sánchez le respondió que con Casado al frente, el PP ha dejado de ser «un partido de Estado» para convertirse en un partido «antisistema».

«En mi Consejo de Ministros no se sientan ni imputados ni condenados»
Comentarios