viernes. 27.01.2023
Los cambios demográficos de los últimos cuatro años han forzado la modificación de la asignación de diputados para el Congreso. En las elecciones generales de marzo, cuatro circunscripciones que han perdido población, Pontevedra, Asturias, Sevilla y Cáceres, elegirán un escaño menos, y otras cuatro, Madrid, Girona, Baleares y Las Palmas, en las que el censo ha crecido, designarán uno más. De acuerdo al censo de enero de 2003, el que se empleará para confeccionar el padrón electoral de marzo próximo, Madrid pasará de elegir 34 a 35 diputados, Baleares tendrá ocho en vez de los siete de hace cuatro años, Las Palmas contará con ocho escaños, tenía siete, y Girona pasará de cinco a seis. En sentido contrario, Asturias elegirá ocho en vez de nueve, Sevilla bajará de 13 a 12, Pontevedra, de ocho a siete, y Cáceres, de cinco a cuatro. La vairación puede tener reflejo en la composición de la Cámara ya que en las elecciones de hace cuatro años algunas actas parlamentarias se dilucidaron por un puñado de votos. En Asturias, por ejemplo, el noveno y último diputado fue ganado por el PP por un margen de 68 papeletas, con el censo actual y si se repitieran los mismos resultados, los populares perderían ese diputado y pasarían de tener cinco a cuatro. Una simulación en la aplicación de la ley d'Hondt revela que con la combinación entre las votaciones y la población actual la formación más castigada es el PP.

Cuatro distritos con un diputado más, y otros cuatro con uno menos
Comentarios