miércoles. 29.06.2022

Las elecciones congelan la renovación del Poder Judicial

Ángel Gabilondo apela a todos aquellos electores «desencantados» con el partido liberal y que quieran «cambiar» la situación de Madrid con un nuevo Ejecutivo que «no esté condicionado por la extrema derecha»

La renovación del Consejo General del Poder Judicial regresa al congelador. La causa del retraso en esta ocasión está en las elecciones autonómicas de Madrid del 4 de mayo, que han vuelto a colocar a PSOE y PP frente a frente y en pie de guerra. El nuevo aplazamiento es un síntoma más del deterioro del clima político, en el que el acuerdo no es posible ni siquiera con las instituciones constitucionales, que, en teoría, deberían estar al margen de la confrontación partidista. La convocatoria de elecciones por parte de Isabel Díaz Ayuso segó los delgados hilos de la negociación entre ambos partidos. El secretario general del PP, Teodoro García Egea, afirmó el jueves que hasta que el PSOE no dé «un giro» y se comprometa a avanzar en «la despolitización» del Consejo no hay nada que hablar. Un argumento que esconde la verdadera razón que fuentes del principal partido de la oposición reconocen, las elecciones en Madrid. En una estrategia de confrontación sin cuartel con los socialistas, el votante del PP no entendería un apretón de manos con el PSOE, y además proporcionaría munición a Vox en su tesis de la «derechita cobarde» a la que le flaquean las piernas ante el PSOE y alcanza acuerdos.

De esta manera, el Consejo lleva camino de estar dos años y cinco meses en funciones, un periodo de interinidad nunca visto desde la aprobación de la Constitución en 1978.

Con el agravante de que desde abril estará despojado de la facultad de efectuar nombramientos en la carrera judicial. El próximo mes entrará en vigor la reforma legislativa impulsada por los socialistas y Unidas Podemos para que no pueda designar jueces ni magistrados en las plazas vacantes. El presidente, Carlos Lesmes, y los veinte vocales se limitarán desde ese momento a cobrar el sueldo con su actividad reducida casi a los trámites administrativos.

Las elecciones congelan la renovación del Poder Judicial