sábado 21/5/22

El Parlamento Europeo dio hoy luz verde al informe sobre los 379 asesinatos sin resolver de ETA. El documento contó con un apoyo mayoritario y se aprobó con el voto en contra de los Verdes y la abstención de la Izquierda y de la eurodiputada Fancescs Donato. El documento final es el resultado de la misión que viajó en noviembre a Vitoria y Madrid para reunirse con familiares de víctimas de ETA, fuerzas de seguridad, fiscales y juristas, con el objetivo de aportar algo de luz a los casos que, diez años después del fin de la violencia, aún siguen abiertos.

La mayoría de los grupos políticos votó a favor de mantener en el texto final la exigencia de que las instituciones competentes «agoten las posibilidades interpretativas del Derecho Penal, incluido el posible reconocimiento de los crímenes terroristas de ETA como crímenes contra la humanidad, incluso antes de 2004». Esto significaría que los delitos no prescriban ni estén sujetos a amnistía. El PSOE planteó una enmienda -que finalmente decayó- en la que pedía eliminar este punto, al entender que la normativa nacional actual no permite considerar de lesa humanidad los delitos previos a 2004, ya que han prescrito. Ya lo advirtió la eurodiputada socialista Cristina Maestre durante la presentación del informe, en marzo, al asegurar que esa exigencia «choca con el marco legislativo nacional».

El texto incluye también la petición de la eurodiputada Maite Pagazaurtundua que insta a la Audiencia Nacional a que informe sobre la situación del proceso judicial contra los dirigentes de ETA Garikoitz Aspiazu ‘Txeroki’, Mikel Carrera Sarobe ‘Ata’ y Aitzol Iriondo Yarza ‘Gurbitz’. Esta exigencia va en línea con la decisión del alto tribunal para impulsar una causa contra la cúpula de ETA por crímenes de lesa humanidad en todos los asesinatos cometidos desde 2004. Esta instancia plantea, además, pedir a las autoridades francesas la entrega de los exjefes de la banda terrorista. La eurodiputada Maite Pagazaurtundua, afirmó que «el texto elaborado por la misión es preciso, contundente e histórico» y que «pone negro sobre blanco en la historia de la persecución de una parte de la población vasca».

La Eurocámara pide al Gobierno que los crímenes de ETA no prescriban