sábado. 03.12.2022

La exconsejera de Educación de la Generalitat catalana, Clara Ponsatí, pisó el sábado suelo español. Ponsatí, huida de la justicia española desde hace cinco años junto a Carles Puigdemont, Lluis Puig y Toni Comín, cruzó el paso fronterizo del coll de Banyuls, que separa las localidades de Rabós (Girona) con la francesa de Banyuls-sur-Mer. Apenas estuvo 30 minutos en territorio español, según las imágenes que la propia exconsejera colgó en las redes sociales. Pero el gesto está cargado de simbolismo, justo cuando se cumple un lustro desde que Carles Puigdemont huyó a Bruselas, tras declarar la independencia. Ponsatí, como el expresident, tiene una orden de detención por parte de las autoridades judiciales españolas para poder ser juzgada por sedición. Hasta ahora ha esquivado la detención en diferentes países europeos, pero nunca había pisado suelo nacional.

PROTESTA CON POLÍTICOS

Ponsatí participó en una protesta junto a políticos de la zona, que reclaman a las autoridades francesas la apertura del paso del coll de Banyuls, uno de los muchos puntos fronterizos cortados en los Pirineos entre España y Francia. La carretera está bloqueada por unas rocas, que hacen de frontera, y la exconsejera se desplazó más allá del límite, ya en suelo español, donde pesa sobre ella la orden de detención del Tribunal Supremo para juzgarla por los hechos de octubre de 2017 por los que algunos de sus excompañeros en el Govern ya fueron condenados y posteriormente indultados.

LA GENDARMERÍA DELANTE

«Hoy he pisado más allá de la frontera de lo que hoy es el Estado español», afirmó en el acto de protesta, celebrado en territorio francés, con presencia de la Gendarmería y de la Policía local de la localidad gala de Banyuls de la Marenda.

Ponsatí, que siempre ha calificado el ‘procés’ como un farol contra el Estado español por parte del independentismo, es europarlamentaria de Junts, junto a Puigdemont y Comín. Ha protagonizado una ‘performance’, que cobra importancia en pleno debate sobre el futuro judicial sobre las penas por el ‘procés’. La exconsejera está acusada de sedición, delito cuya reforma forma parte de las exigencias de ERC a Sánchez.

La exconsejera huida Ponsatí desafía a la justicia y entra en territorio español
Comentarios