lunes. 05.12.2022

El investigador José Miguel Adam alerta de que colapsos como el que derrumbó el edificio de Peñíscola, saldado con dos muertos y un herido, son «cada vez más frecuentes» y sus causas principales son el envejecimiento, el cambio climático y la acción humana.

Este experto, miembro del Instituto de Ciencia y Tecnología del Hormigón de la Universidad Politécnica de Valencia, incide en que hay otros casos recientes como el derrumbe de un edificio privado en Miami, fallos en puentes o la explosión en un inmueble en Madrid «que no se cayó de milagro».

Respecto al derrumbe de Peñíscola, asegura que con treinta años «no se puede decir que el edificio pueda presentar síntomas de envejecimiento». Aunque la cercanía a la costa y «el ambiente marino no ayudan y aceleran el proceso de corrosión». Adam confirma que «hubo un daño inicial en una zona, que se propagó al resto de la construcción. Esto es lo que se denomina un colapso progresivo, que es un efecto dominó».

Un experto avisa sobre el aumento en la frecuencia de estos siniestros
Comentarios