viernes 27/11/20

Formar una oposición al Gobierno por la izquierda y desde dentro

Podemos sigue ahora una estrategia similar para congelar los desahucios hasta 2022. Sólo que en esta ocasión la vistió de enmienda a los Presupuestos pese a tener un pacto con el PSOE de no presentar cambios unilaterales al proyecto de Cuentas.

Pero no es una simple pataleta. Iglesias ha dado el paso de la mano de Esquerra y Bildu, con los que puede formar una especie de oposición al Gobierno por la izquierda.

Son 53 escaños, 35 de Podemos, trece de ERC y cinco de la izquierda abertzale. No parece que vaya a ser una entente ‘ad hoc’ para una enmienda, más bien despide un aroma a alianza estratégica para lo que resta de legislatura con la que Iglesias puede forzar a la baja la cotización de Ciudadanos, diez diputados, y el PNV, seis.

En contra de lo que dice la ministra de Defensa, la leonesa Margarita Robles, el vicepresidente quiere demostrar que se puede ser Gobierno y oposición a la vez.

En Podemos aseguran que este movimiento no supone ninguna «traición» porque estaba «pactado» con Sánchez para reforzar la mayoría de la investidura. El presidente, añaden estas fuentes, «entiende la postura de Iglesias» y no va a dejarse intimidar por «el ruido» que hagan en el PSOE o los ministros que menos empatizan con el vicepresidente.

Lo que sí parece es que el intercambio de críticas y reproches de los últimos días no va a tener consecuencias para el futuro inmediato de la coalición de Gobierno. Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, auguran ambas partes de la sociedad gubernamental, van a hacer lo posible para que así sea. La alianza, afirman unos y otros, funciona bien y no tendría ningún sentido liquidarla por un asunto menor, aunque haya dejado al descubierto algunos puntos débiles.

Formar una oposición al Gobierno por la izquierda y desde dentro