lunes. 28.11.2022

Emiliano García Page se ha quedado solo en el rechazo a los indultos entre los barones del PSOE. El anuncio de las medidas de gracia suscitó en un primer momento las críticas de otros gobernantes socialistas, como los de Extremadura y Aragón, pero con el paso de los días el presidente de la Junta de Castilla-La Mancha se ha convertido en el único que no ha variado su posición, aunque ha modulado la crudeza de su discurso.

«Estoy deseando equivocarme, pero la verdad —lamentó— es que no encuentro la fórmula de que se pueda convencer a alguien para que deje de ser lo que es, y los independentistas son independentistas» y defienden la autodeterminación de Cataluña. Por eso, añadió, «los fines y objetivos» de concordia y diálogo, defendidos por Pedro Sánchez para justificar las medidas de gracia, son «inviables, salvo que se hagan a costa de los derechos del resto de los españoles».

El presidente apuntó que ayer fue un día «grave», de los que «pesan» porque dejan marca en el calendario y fijan «un antes y un después». Deseó estar ante uno de los «grandes errores» de su carrera política y que el presidente del Gobierno tenga razón con el paso dado, pero no escondió su escepticismo porque no aprecia indicios de que los soberanistas catalanes vayan a renunciar a su estrategia secesionista. Guillermo Fernández Vara confesó que los indultos le saben a «cuerno quemado» pero consideró que ahora es lo que «mejor le viene a España».

García Page se queda solo en el rechazo entre los barones socialistas
Comentarios