sábado 23/10/21

El Gobierno sube el IRPF a las rentas altas y Sociedades a las corporaciones

El aumento del impuesto afectará a 36.000 contribuyentes y, además, 1.739 empresas verán elevada su factura fiscal
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias presentan ayer en La Moncloa los Presupuestos. BORJA PUIG DE LA BELLACASA

Un primer paso antes de abordar una reforma fiscal en profundidad que cierre la brecha de siete puntos de PIB que distancian los ingresos fiscales de España de la media europea y para la que el Ejecutivo se apoyará en un comité de expertos. Así calificaron tanto el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, como la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, los retoques de diversas figuras tributarias que incluyen los Presupuestos Generales del Estado para 2021.

Y, efectivamente, el Gobierno modula las figuras tributarias más importantes: IRPF, Sociedades, Patrimonio, IVA. En Renta, el Gobierno introduce un escalón más en la base general y en la del ahorro. En concreto, se establece un incremento de dos puntos en el tipo impositivo del tramo estatal que se aplica a las rentas del trabajo superiores a los 300.000 euros. Además, se elevará en tres puntos el tipo sobre los rendimientos del capital superiores a los 200.000 euros. Según cálculos de Hacienda, se verán afectados 36.194 contribuyentes, el 0,17% de un total cercano a los 21 millones. Con ello, el Estado aumentará sus ingresos en 491,4 millones en los dos próximos años.

El primer plan del Gobierno pasaba por subir dos puntos los tipos para rentas de más de 130.000 euros y cuatro puntos para la parte que excediera los 300.000 euros. El Ejecutivo no renuncia a hacerlo más adelante: Montero recordó que a la legislatura le quedan aún años.

Respecto a Patrimonio, el tipo se incrementará un punto (del 2,5% al 3,5%) para fortunas por encima de los diez millones de euros. Dado que éste es un tributo cedido a las autonomías, que pueden tanto bonificarlo al 100%, como Madrid, como establecer sus propias tarifas, el Gobierno quiere caminar en los próximos meses hacia su armonización, estableciento unos mínimos, para evitar el ‘dumping’ fiscal o la desaparición efectiva de la figura. En cuanto al IVA, la única modificación es subir del 10 al 21% el tipo aplicado a las bebidas azucaradas y edulcoradas, para recaudar 400 millones en dos años.

En lo que a Sociedades se refiere, se limita al 95% la exención sobre dividendos y plusvalías de filiales. Ello persigue, según Montero, acercar el tipo nominal al efectivo. Según cálculos de Hacienda, esta medida afectará a 1.739 empresas, el 0,12% del total del tejido productivo español. Y supondrá una recaudación adicional de 1.520 millones de euros entre 2021 y 2022. Además, con el fin de proteger a las pequeñas y medianas empresas, durante tres años, las compañías con una facturación inferior a los 40 millones podrán seguir aplicando la exención del 100%. El Gobierno tampoco cumple aquí con el acuerdo de coalición, que marcaba establecer un tipo mínimo efectivo del 15% a las empresas y del 18% a los bancos y compañías de hidrocarburos. Ni tampoco con la rebaja del tipo a las pymes desde el 25% al 23%.

El proyecto de Presupuestos también propone elevar del 6% al 8% el impuesto sobre las primas de seguros, que no variaban desde 1998, lo que aportará al Estado más de 500 millones. Recaudación adicional Con esta batería de medidas incluidas en estas cuentas públicas, el Estado ingresará 1.862 millones en 2021 y 2.135 millones en 2022. A estas cifras hay que sumar las que se derivarán de aplicar otras figuras impositivas que no se incluyen en el nuevo documento, pero que ya se han aprobado o siguen otros trámites, como el Impuesto sobre Transacciones Financieras, el que grava determinados servicios digitales (‘tasa Tobin’ y ‘tasa Google’, respectivamente), además de la ley de lucha contra el fraude fiscal, el impuesto sobre residuos o el nuevo tipo de gravamen para las sociedades patrimoniales inmobiliarias, que aportarán 4.223 millones.

El aumento del número de parados debido a las restricciones impuestas por el coronavirus y el negativo impacto de la pandemia en la economía va a obligar a incrementar el gasto en prestaciones por desempleo. El Gobierno calcula que el año que viene tendrá que gastar 25.012 millones de euros en ayudas a los parados, un 20,1% más que el presupuesto base de 2020 (el que resulta de la prórroga de los presupuestos de 2018 actualizados con la inflación). Como el gasto en desempleo es un estabilizador automático, su cuantía vendrá determinada por el número de parados y este año probablemente será superior a lo fijado. Por otra parte, el capítulo de fomento del empleo (políticas activas) se incrementa un 29,5% y alcanza los 7.405 milllones, pero el 70% del aumento procede de los fondos de la Unión Europea.

El Gobierno congela la asignación a la Casa Real, que contará con un presupuesto de 8 millones de euros en el año 2021, cifra idéntica a la del ejercicio anterior. Es prácticamente la única partida de los Presupuestos Generales del Estado que se mantiene sin cambios de un ejercicio para otro.

La Ley de Vivienda, actualmente en consulta pública previa a la redacción del anteproyecto, incluirá, en concreto en materia de alquiler, «mecanismos de contención o eventualmente bajada de los precios, tanto de los nuevos contratos como de los contratos existentes». Así consta en el pacto que Unidas Podemos y el PSOE firmaron cerca de la medianoche del lunes.

El nuevo proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2021 incorpora un recorte en la deducción en el IRPF a los planes de pensiones individuales hasta un máximo de aportaciones de 2.000 euros, desde los 8.000 euros actuales. En el caso de los planes de empresa se eleva la aportación máxima de 8.000 a 10.000 euros. En total, con esta medida el Gobierno prevé un ahorro de 580 millones en 2022.

Las políticas de inversión son las que más aumentan con vistas al año que viene, afirmó María Jesús Montero, ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno en la presentación de los Presupuestos este martes. Y ello, gracias a la inyección procedente de la Unión Europea. De esta manera, según la propuesta del Gobierno para las cuentas públicas de 2021, las inversiones reales ascenderán a 8.233 millones de euros, lo que supone un aumento del 34,1% respecto a los 6.142 millones de euros que recogía el presupuesto base para 2020.

El Gobierno sube el IRPF a las rentas altas y Sociedades a las corporaciones
Comentarios