lunes. 08.08.2022

El Gobierno y la UE preparan un plan de gas con edificios a 19 grados en invierno

Bruselas pide restringir ya desde este verano el consumo de esa fuente de energía y se prepara para un corte total

Una reunión mantenida ayer entre el Ministerio para la Transición Ecológica, las compañías energéticas y los agentes sociales sirvió para definir el que será el plan de contingencia para la eficiencia y ahorro energético con el que se prevé hacer frente a un complejo otoño e invierno en el que las interrupciones de suministro, sobre todo de gas, pueden ser posibles.

Fuentes presentes en esa reunión explicaron que ese programa de actuación pasará por proponer medidas de ahorro y eficiencia energética, aceleración al máximo de sustitución del gas a través de la electrificación y la solidaridad con otros países europeos, donde los cortes pueden ser mucho más dañinos que para España al depender de forma directa de Rusia y sus decisiones.

Las empresas socias de Aelec (la organización que engloba a Endesa, Iberdrola y EDP) aportaron iniciativas de ahorro. También recordaron a la ministra, Teresa Riebera, las inversiones realizadas en descarbonización, que «nos permiten avanzar en la independencia energética». El sector eléctrico español seguirá siendo una referencia como ya lo viene siendo en la penetración de renovables. También estuvieron presentes los responsables de la Asociación Española de Gas (Sedigas).

La ministra Ribera ya anunció que se abriría «una ronda de comunicación» con todos los actores para poder elevar al Consejo de Ministros ese plan. En este sentido, Ribera afirmó que la situación de España es «más halagüeña» que en otros países del entorno debido, entre otros factores, a la diversificación en su suministro de gas natural, la capacidad de sus plantas de regasificación y de unos niveles de los almacenamientos subterráneos (72%) y de los tanques de las plantas de gas licuado (80%) en «máximos históricos». No obstante, subrayó que este escenario de tensión hace que se esté en una situación de «tranquilidad relativa», por lo que apostó por un plan para abordar el uso más inteligente posible de la energía, impulsando así el ahorro y la eficiencia energética.

No sólo España. Aumenta el nerviosismo europeo ante un posible corte de gas por Rusia. La Unión Europea se prepara para un invierno marcado por una probable decisión de Rusia de cortar el suministro al bloque. El plan, que se presentaría el próximo miércoles en Bruselas, prevé ayudas para parar la industria, medidas para los hogares y apuesta por la nuclear y las renovables. Las medidas europeas giran sobre la idea que ya planteó el Alto Representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell, en marzo cuando pidió a los europeos que bajaran la calefacción. «Corten el gas en sus casas, disminuyan la dependencia de quien ataca a Ucrania», reclamó durante una comparecencia ante el Parlamento Europeo.

Bruselas plantea comenzar ya, prohibiendo que el termostato de los edificios públicos o centros comerciales baje de 25 grados este verano. Incluye también la posible subasta de capacidades de gas para que la industria reduzca temporalmente su producción, en el que sería el paso previo a declarar una situación de emergencia energética. A día de hoy, un corte de Rusia dejaría las reservas de almacenamiento europeas al 65% de su capacidad, lejos del 80% marcado como objetivo por la UE para iniciar el invierno.

El mayor miedo de Bruselas es que Rusia corte unilateralmente los lazos con el continente antes del invierno. La UE matiza que los hogares, hospitales y servicios básicos serían los últimos en sufrir recortes.

El Gobierno y la UE preparan un plan de gas con edificios a 19 grados en invierno
Comentarios