sábado. 13.08.2022

El Juzgado de Instrucción número 5 de Valladolid ha decidido el archivo de la investigación por la muerte, el 4 de marzo, de un adolescente de 14 años de nacionalidad tunecina, internado en el centro para menores infractores Zambrana de esa capital, ya que no se ha acreditado que su fallecimiento fuera por una negligencia. El menor murió tras enfrentarse con el personal educativo y ser reducido por dos guardias de seguridad.

El juzgado dice el menor no presentaba «signos de asfixia», según la autopsia y no tenía lesiones que indiquen que se empleó una fuerza inusitada o desmedida en la reducción. La lesiones de la mano derecha eran, según el auto, de una pelea anterior del niño.

El Juzgado incide en que «la causa fundamental de la muerte se produjo por un «delirio agitado» durante la contención mecánica, ya que el menor sufrió un ataque de ira, a la que era propenso, y la contención le impidió liberar la ira o agitación, con liberación de adrenalina que le provocó una parada cardiaca, de tal forma que la muerte se produjo durante la contención, pero no como causa de la misma, situación que ni era previsible, ni era evitable, tratándose, por tanto, de una muerte natural, aunque en el informe forense se hable de muerte violenta como consecuencia de la ira desplegada por el menor en el momento de la reducción».

El menor, dice el juez, intentó agredir al educador a través del mostrador que les separaba, sin conseguirlo, y después acceder a donde se encontraba para culminar su agresión».

El juez dice que el menor que fue reducido en un centro murió por un ataque «de ira»
Comentarios