viernes 28/1/22

El juicio por el presunto pago de la reforma de la sede nacional del PP con la ‘caja B’ se reanudó ayer on Ignacio López del Hierro. El empresario siguió la línea de los ex altos cargos del PP, entre ellos su mujer María Dolores de Cospedal, y negó cualquier conocimiento de la supuesta contabilidad paralela que manejaba Luis Bárcenas. El testigo aseguró desconocer por qué el extesorero incluyó sus iniciales en los apuntes. En concreto, en 1997 una entrega a cargo de «L. H.» y otra en 1998 proveniente de «López Hierro». «No soy ninguna de esas personas», defendió.

Tras su declaración compareció el segundo gran nombre de la sesión: Santiago Lago Bornstein. El también empresario admitió que gestionó la entrega de un donativo al PP que aparece en los ‘papeles de Bárcenas’. Fueron 10 millones de pesetas sin nada a cambio entregados en mano en enero de 1997 en el despacho del también extesorero Alvaro Lapuerta, ya fallecido.

Lasa admite un donativo al PP que Bárcenas registró en ‘B’