jueves 17/6/21

Madrid apela a la concordia al premiar a Botella y a Carmena por San Isidro

Ambas instan a recuperar un debate político alejado de «la broma, la injuria y la descalificación»
Martínez-Almeida, durante la entrega de medallas a Carmena y Botella, ante la mirada de Ayuso. JUAN C. HIDALGO

El acto del Ayuntamiento de Madrid por la fiesta patronal de San Isidro sirvió para aparcar la polémica de los últimos días por los galardonados con las medallas de la ciudad, ya que tanto el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, como las exalcaldesas, Ana Botella y Manuela Carmena, aprovecharon la ocasión para transmitir un mensaje de concordia.

Los días previos a San Isidro estuvieron marcados por el rechazo del PSOE a condecorar a Botella, la abstención de Vox a hacerlo con Carmena (a quien de hecho no aplaudieron en el acto) y la crítica de los socialistas a la concesión de la Medalla de Oro al escritor Andrés Trapiello por considerarlo revisionista, postura de la que se han retractado.

Pero finalmente prevaleció la armonía y el Palacio de Cibeles albergó un acto donde los intervinientes se alejaron de la confrontación política para reivindicar que, sobre todo en mitad de una pandemia, «juntos somos más fuertes», indicó el alcalde.

Almeida llamó a construir «desde la concordia y desde la convivencia» un futuro «donde quepamos todos», e hizo suyo el lema del patrón de la capital para animar a seguir «labrando» y «cultivando» para luego poder «recoger» frutos cuando se supere la pandemia.

El actual regidor no escatimó elogios hacia sus dos predecesoras premiadas con la Medalla de Honor de Madrid, que a su vez evitaron mencionar a los partidos que se opusieron a que fueran reconocidas. Botella (PP, 2011-2015) dijo que Madrid «quiere ser una ciudad abierta, libre, en una España unidad, en la que nadie levante muros para dividir» y resaltó la lección de la «generación de españoles que dedicó sus mejores esfuerzos a la convivencia» y la «concordia».

Por su parte, Carmena (Ahora Madrid, 2015-2019) pidió al patrón de la capital «un milagro», recuperar «un debate político distinto» al actual, que se aleje de «la broma, la injuria y la descalificación», y con el que se avance hacia «la escucha de los otros: una obligación esencial que rige la democracia».

Trapiello, receptor de una de las cuatro Medallas de Oro que se entregaron, tampoco aludió a las críticas en su contra vertidas desde el PSOE, que en el pleno donde se aprobaron estos galardones reprochó que se premiase «el revisionismo de la historia que representa». No obstante, el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, Pepu Hernández, reconoció antes del acto que han «cometido errores» y que fue «inapropiado» llamar «revisionista» al autor. En su discurso, Trapiello puso en valor que «todos somos madrileños» porque «todos hemos venido aquí a hacernos, al mismo tiempo que a hacer la ciudad», y ha subraya

Madrid apela a la concordia al premiar a Botella y a Carmena por San Isidro