viernes 24/9/21

Ofrecieron hasta 10.000 soldados

Texto Hace casi un año, la Guardia Civil detuvo a 21 personas en el marco de una operación contra una supuesta trama de financiación irregular del ‘procés’ mediante el desvío de fondos públicos. El juez vinculó a los detenidos, entre ellos dirigentes destacados del independentismo como Xavier Vendrell, David Madí u Oriol Soler, con el desvío de fondos a financiar la estructura que tiene Carles Puigdemont en Waterloo. Además, se les relacionaba con las protestas de «Tsunami Democrático» y con los vínculos que el independentismo intentó hacer con el Kremlin para buscar apoyos internacionales a la independencia de Cataluña.

De las instigaciones de la Guardia Civil trascendió, según el auto del juez, que Víctor Terradellas, antiguo dirigente de Convergència, explicó a Vendrell que un jefe de un grupo ruso había ofrecido a Carles Puigdemont «contar con 10.000 soldados y pagar toda la deuda catalana» para apoyar la independencia de Cataluña, pero que el expresident «se cagó», según recogió el auto.

En algunas de las conversaciones interceptadas por la Guardia Civil, aparecen mensajes entre Alay y Puigdemont, que dejan clara la voluntad de los dirigentes secesionistas de no hacer declaraciones que pudieran molestar los intereses del Kremlin. «Situación complicada en Moscú, ahora mismo», le dice Alay a Puigdemont.

«Tenemos un triángulo complicado: Lukashenko-Navalny-Snowden», señala. «Recomiendo de momento que no digas nada de Navalny. Nada está claro y creo que es mejor esperar y ver si ha habido un envenenamiento o si es eso de donde ha venido», remata.

Ofrecieron hasta 10.000 soldados