lunes 24/1/22

Para tener una idea más completa del caso, al jurado se le entregará una copia de la declaración que Djillali Benatia hizo en febrero de 2019 en el juzgado de instrucción. Es una confesión de hora y cuarto y de la que en el juicio se retractó, asegurando que la hizo forzado por los agentes. En aquella ocasión reconoció haber participado «tanto en el homicidio como en los actos preparatorios». Que en junio de 2018 Jesús Muguruza le contactó, lo conocía de pescar y de que una vez «me ofreció un robo de un chico que era traficante y lo acepté». «He hecho el robo con Jesús y el hermano de Jesús, y de ahí lo conocí». A Maamar Kelii lo conocía de tener «causas con él por robos» hacía «18 años o así».

Muguruza, aseguró, le fue a buscar aquel mes de junio. Dándole una vuelta en coche «me dijo que tenía un trabajo pa’ mi que era pegar una persona, darle una paliza y que era un encargo de su amigo y tenía mucho dinero y yo podía pedir dinero. Yo en ese momento no tenía pa’ comer». «Me pareció que era fácil». Era «darle una buena paliza y ya está». En el barrio de Otxakoaga habría quedado con Pedro Nieva y Muguruza, ya en julio. Nieva se presentó asegurando llamarse César. «Me dijo, ‘Djillali, ¿vosotros matáis?’ Y yo le he dicho que no». Previno a sus socios de que el día de la paliza iría acompañado de un compatriota. ¿Había matado a alguien antes con Kelii? «Nunca. La primera vez que hemos hecho una cosa así y lo hemos hecho mal», respondió.

Nieva le llevó a Llanes para indicarle dónde ejecutar la emboscada. Pidió 20.000 euros y le respondieron que «por ese dinero los colombianos matan». El acuerdo se cerró, según dijo, en 11.000 euros. En un momento Kelii le amenazó con chivarse. Al final Kelii compró un bate porque el pico que le ofreció Benatia pesaba mucho. No supo precisar si Nieva había pedido que le rompieran las costillas, las manos o el brazo; sí que Ardines gritó «socorro», que llevaban guantes, que le pegó por la espalda en los gemelos y luego oyó que su socio le propinaba un golpe. Que cuando supieron que la víctima había muerto Muguruza le amenazó: «Ya sabes como es Pedro. Si vas a hablar te va a pasar lo mismo que al otro».

«Me pareció que era fácil. Había que darle una paliza y ya está»